7 de diciembre 2007 - 00:00

Ex mandatarios, todos ausentes

Raúl Alfonsín
Raúl Alfonsín
Ningún ex presidente constitucional argentino está previsto que salude el lunes a Cristina de Kirchner en su llegada al poder. Sin embargo, la situación, lejos de intranquilizar a la próxima jefa de estado y su entorno, tranquiliza y hasta genera gratificación.

Raúl Alfonsín, el único ex presidente elegido democráticamente a la cual la ex senadora tenía intenciones de saludar, envió ayer una carta a la ex primera dama para disculparse porque no podrá asistir a su asunción y transmitirle sus «deseos de éxito» y «respaldo personal» en «su tarea de construcción de la república democrática». El radical, se encuentra por motivos familiares en la ciudad de Weston, Estados Unidos, y no podrá asistir a la ceremonia de investidura presidencial el próximo lunes en la Casa de Gobierno. «Imposibilitado de asistir, como hubiera deseado, a la ceremonia de su asunción ya que me resultará imposible regresar al país para esa fecha, quiero expresarle mis deseos de éxito en su tarea en la construcción de la república democrática que todos los argentinos merecemos», indicó el ex presidente.

Con Alfonsín fuera de la lista, en la Asamblea Legislativa del próximo lunes, donde Cristina de Kirchner asumirá como presidente, deberían sentarse el resto de los jefes de estado democráticos vivos. Así, la columna estaría integrada por María Estela Martínez de Perón, Italo Argentino Lúder, Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saa, Ramón Puerta, Eduardo Camaño y Eduardo Duhalde. En teoría, y según la tradición no escrita, uno a uno todos estos ex presidentes ( algunos de los cuales no completaron las 48 horas de gestión), tendrían que saludar a la ex senadora, desearle suerte y mostrar al mundo lo civilizada que es en cuanto a la convivencia la democracia argentina. No podrá ser. Hasta anoche, ninguno de los ex jefes de Estado había sido invitado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar