Garrahan: una asamblea prolongará la tregua

Política

El personal no médico del Hospital Garrahan decidió suspender la aplicación de nuevas medidas de fuerza hasta mañana, en una tregua virtual mientras aguardan respuestas del gobierno a sus reclamos salariales. Por su parte, el ministro de Salud, Ginés González García, acusó a los trabajadores no médicos del Garrahan de tener «motivaciones políticas» y afirmó que sus medidas de fuerza perjudican a otros empleados. Desde ATE nacional -Pablo Micheli-, enfrentada internamente con ATE Garrahan -Gustavo Lerer, de filiación trotskista-, se adelantó que el personal del Garrahan extenderá mañana la tregua con el gobierno en espera de un acuerdo salarial.

El reclamo sindical es que la oferta de aumento salarial realizada por el gobierno mantenga su volumen, pero que sea redistribuida para que los empleados menos calificados -como los enfermeros-, que en definitiva motorizaron la puja, sean más beneficiados. «Este es un gesto de los trabajadores y esperamos un gesto similar del gobierno. Estamos dispuestos a sentarnos a discutir en cualquier momento», insistió Lerer.

El ministro González García volvió a cargar contra los huelguistas y definió a los que llevan adelante la medida de fuerza como «un grupo pequeñísimo que se manifiesta como irreductible». En declaraciones radiales, reconoció que el paro tuvo en un principio «algunas motivaciones gremiales muy justas» y fue cuando se logró, a través de una paritaria, «un montón de cosas», entre ellas, un aumento salarial.

Dijo que cree que
«los que siguieron en el paro tienen motivaciones políticas». En sus críticas a los huelguistas, el ministro destacó a los empleados del hospital que «están yendo a trabajar y que están siendo perjudicados por este grupo que, al no firmar la paritaria, les impiden cobrar el aumento y los obligan a trabajar más».

• Satisfacción

A su turno, Micheli, secretario general de ATE nacional, se mostró satisfecho por la decisión de los asambleístas, pese a que su intención era que la tregua durara toda la semana y no sólo hasta mañana. «Planteamos en asamblea que la impasse fuera para toda la semana pero decidieron hacer otra asamblea mañana. Para nosotros es positivo que al menos no se haya decidido otro paro», analizó el sindicalista, quien le solicitó a Néstor Kirchner que se ponga al frente de la negociación.

Sostuvo que
«si el Presidente está preocupado (por el conflicto), en buena hora, porque tiene la posibilidad de resolverlo en el sentido de redistribuir esta misma plata de manera más equitativa». Así, la cúpula de ATE nacional y la junta interna de delegados parecieron sintonizar, luego de los distanciamientos generados por la intransigencia de los huelguistas.

Micheli
criticó la propuestaoficial de otorgar un aumento porcentualmente similar para todo el escalafón, al sostener que «es injusta», pues de esta manera «las enfermeras se llevarían $ 250 a $ 300», en tanto «las categorías más elevadas cobrarían $ 850 a $ 900». Señaló que ATE propuso que, «con la misma masa salarial, les saquen 200 pesos a los de arriba y se los den a las enfermeras».

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, subió la apuesta y señaló que «habrá que apelar» la orden de la Justicia laboral, que prohibió al Consejo de Administración del Garrahan despedir personal. La decisión judicial frenó la estrategia de la dirección del hospital que, con el explícito respaldo del gobierno, había enviado intimaciones a los trabajadores que realizaban la medida de fuerza y hubiera comenzado a producir despidos si no levantaban la protesta.

Dejá tu comentario