Gobernadores y Senado frenaron ayer aprobación de ley fiscal clave

Política

Un problema principal domina la discusión entre la Nación y las provincias por la Ley de Responsabilidad Fiscal que fue enviada al Congreso. Es el límite al endeudamiento: no podrá ser superior a 15% de sus ingresos, libres de las transferencias a las municipalidades por coparticipación local. Los gobernadores están dispuestos a aceptar esa pauta. Pero a cambio pretenden que la Nación les reprograme las deudas de las provincias. Mientras se negocia esta cláusula, los mandatarios han comenzado a contabilizar más gastos de los que efectivamente van a realizar. Sucede que la ley cristalizará la relación entre gasto y PBI en los niveles de los presupuestos ejecutados durante este año. Y también este congelamiento del gasto es materia de reproches.

La Ley de Responsabilidad Fiscal entró ayer en un cono de sombras: la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado debió postergar la firma del dictamen hasta la semana próxima, tras una andanada de críticas de representantes del peronismo y de la oposición. Aunque parece dudoso que pueda avanzarse con la aprobación en tanto y en cuanto no haya un acuerdo previo entre el gobierno de Néstor Kirchner y las provincias.

Las principales objeciones de parte del PJ surgieron de boca de José Mayans (Formosa), el salteño Marcelo López Arias, Guillermo Jenefes (Jujuy) y el bonaerense Antonio Cafiero, mientras que los radicales Ernesto Sanz (Mendoza) y el jujeño Gerardo Morales ratificaron su rechazo total al proyecto. Las observaciones están centradas en dos puntos: el límite del endeudamiento, dado que los legisladores aseguran que hay once provincias que no podrán cumplir la meta de 15 por ciento si no hay un régimen transitorio o renegociación de deudas, y la conformación del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal.

• Compromiso

El presidente de la Comisión de Presupuesto, Jorge Capitanich, se comprometió a recopilar por escrito los puntos que merecen replanteos de sus colegas, con la idea de hacérselos llegar al Poder Ejecutivo. De cualquier modo, se empecinó en subrayar que la postergación del despacho no alterará los plazos estipulados por el justicialismo de debatir el proyecto en la sesión del 7 de julio.

La aprobación de esta iniciativa es crucial para el gobierno de Kirchner, pues constituye
uno de los puntos incluidos en el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional que serán objeto de la tercera revisión de las metas que comenzó el martes pasado. Si bien en la conducción del bloque del oficialismo confían en que podrán cumplir con el objetivo de sancionar este proyecto, lo que está claro es que por lo menos sufrirá modificaciones sobre la integración del Consejo Federal de Responsabilidad Fiscal y las sanciones para aquellos que no cumplan con la ley.

Para poder acordar estos cambios, Capitanich se reunirá en los próximos días con los funcionarios del Ministerio de Economía. En ese sentido, el chaqueño dijo que «llevará
todas las observaciones de los senadores al Poder Ejecutivo para buscar los máximos acuerdos con el fin de poder firmar la próxima semana el despacho de comisión».

En el marco de la reunión, el salteño Marcelo López Arias planteó que el artículo 30 «atenta contra el espíritu federal» porque se parece «al Consejo de Seguridad de la ONU», en relación con que allí figuran como miembros permanentes, además de la Nación, la Ciudad de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. Asimismo, quiso dejar sentado que «las provincias que no firmen no podrán ser sancionadas».

Jenefes -quien dijo llevar la representación de su gobernador, Eduardo Fellner-señaló que su provincia requiere un régimen transitorio para acompañar esta norma, porque « entraríamos en un incumplimiento no bien se apruebe la ley» y señaló que la autorización de un mayor endeudamiento no puede ser potestad exclusiva de Economía sino del Consejo Federal. Por su parte, el formoseño Mayans señaló que «de entrada, estamos en un incumplimiento» y por eso «no podemos suscribir el proyecto si no se hacen modificaciones» y se quejó de que previamente no se trate en el bloque.

• Objeción

En sintonía con su correligionario Sanz, el radical Morales ratificó su objeción al tratamiento de un régimen de responsabilidad fiscal «que ponga un corsé a las provincias en materia de gastos sin que ellas tengan certeza sobre los recursos con los que contarán».

«Es imprescindible tratar una Ley de Coparticipación junto a la de Responsabilidad Fiscal, donde fundamentalmente se prevea la refinanciación o reestructuración de las deudas de los Estados provinciales», agregó el senador.

Entre otras observaciones, agregó Morales en la reunión de Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara alta: «Debe
corregirse la representación desigual de las provincias propuesta en el proyecto, y cualquier tipo de incremento salarial que disponga el gobierno nacional debe ser coordinado con los gobiernos provinciales para evitar impactos negativos».

Dejá tu comentario