Gobierno afloja e impulsa maniobras antiterroristas

Política

El gobierno nacional apoyó la participación de la Armada en un ejercicio multinacional contra el terrorismo y el narcotráfico, y también de la Fuerza Aérea en maniobras de control de vuelos furtivos en el Noroeste argentino. Se trata de las ejercitaciones navales Teamwork South 2007 entre las armadas de Chile -país anfitrión-, los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, y de las maniobras aéreas Plata V con aviadores militares de Brasil.

El miércoles, el Congreso sancionó la ley que autoriza el despliegue de marinos y de aviadores militares en sendos ejercicios que a primera vista se contraponen con la nueva doctrina militar que había elaborado Nilda Garré.

El 31 de mayo se realizó la ceremonia de inauguración del ejercicio naval multinacional en el puerto de Mejillones, Chile. Allí, el comandante en jefe de la Escuadra Nacional chilena, contraalmirante Gustavo Jordán Astaburuaga, destacó que el principal objetivo del Teamwork South 2007 es entrenar una fuerza multinacional capaz de interoperar en un escenario real bajo mandato de Naciones Unidas. «Este año, las distintas unidades participantes realizarán ejercicios avanzados de Guerra Submarina, Guerra Antiaérea, Guerra Litoral y operaciones de interceptación y captura de buques mercantes para el control y prevención de ilícitos, desde actos terroristas hasta el tráfico de estupefacientes», agregó el alto oficial trasandino.

  • Conflicto simulado

    En una segunda etapa que tendrá lugar en el puerto de Iquique, toda la agrupación de buques y fuerzas será dividida en dos grupos, simulando un conflicto entre dos países, con ejercicios de guerra antiterrorista y control al tráfico marítimo. «Esta fase del ejercicio es la más importante pues nos permitirá probar la capacidad de la Armada para operar internacionalmente en el ámbito de la guerra global contra el terrorismo, que es un tema muy importante».

    «En la organización participan todos los países involucrados y se ha trabajado desde hace bastante tiempo en varias sesiones de planificación y trabajo. Es una prueba importante sobre todo considerando que todo se realiza en idioma inglés, desde las comunicaciones hasta los briefing, lo cual es un desafío adicional», finalizó el marino chileno.

    Para el ejercicio, la Armada de Chile asignó las fragatas Almirante Williams, Almirante Condell, Capitán Prat, Almirante Latorre y Almirante Blanco Encalada, además del submarino Carrera, un moderno sumergible de la clase Scorpene adquirido a Francia. Los Estados Unidos participan con la fragata Samuel B. Roberts, el destructor Mitscher y el buque de desembarco Pearl Harbor.

    El Reino Unido puso el destructor Southampton, Francia la fragata Prairial, mientras que la Argentina envió la corbeta Robinson. El navío criollo zarpó con cinco días de retraso y aún no se incorporó a la flotilla multinacional que navega por el Pacífico. Es que, amarrado en Puerto Montt, Chile, esperaba la autorización del Ministerio de Defensa, que llegó recién ayer, luego de que el Congreso diera su visto bueno a la ejercitación naval.

    En el recinto del Congreso hubo dardos irónicos contra Néstor Kirchner; se dijo que las maniobras navales y aéreas «eran inadecuadas porque emitían un aval categórico de parte de un gobierno que ideológica o demagógicamente se ubica en el campo del progresismo, de la presión al imperialismo o de una relación crítica con Estados Unidos». Teamwork 2007 tiene que ver con el cumplimiento de una hipotética misión ordenada por Naciones Unidas -ventana que facilitó su aprobación en el Congreso-, aunque el conflicto simulado remita a la lucha contra el terrorismo internacional y el narcotráfico, amenazas que el gobierno nacional en su última versión de la Directiva de Defensa no considera sean responsabilidad de las Fuerzas Armadas.

    El eje doctrinario actual pasa por el principio de defensa « defensiva» frente a un enemigo estatal exterior. El factor común de las ejercitaciones Plata V y Teamwork South 2007 es precisamente el enfrentamiento a fuerzas que no responden a la categoría de «amenazas militares estaduales» tal como las concibieron los estrategas que acompañan a Garré. ¿O acaso los vuelos furtivos en espacios fronterizos, la interceptación de aviones con carga no declarada y el control de pistas clandestinas que simulan las maniobras Plata V se atribuyen a la fuerza armada de algún país en especial?

    Que Kirchner ahora tenga un brote de cumplimiento de la agenda de seguridad internacional no parece responder a un cambio en el pensamiento estratégico, sino más bien a necesidades electorales.

    El Senado dio también su aprobación a un proyecto de ley que introduce cambios en el Código Penal, para penalizar las asociaciones ilícitas con fines de terrorismo. Claro que la intención fue dar señales para que la Argentina no sea declarada miembro del grupo de países «no confiables» por carecer de esa legislación.
  • Dejá tu comentario