Persecución al Grupo Indalo: se espera declaración por escrito del presidente de la Corte Suprema

Política

Es por las decenas de llamadas frecuentes con Fabián "Pepín" Rodríguez Simón, operador judicial de Mauricio Macri.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz, declarará bajo juramento de decir verdad, por escrito como testigo, por las 59 llamadas que intercambió con el operador judicial del macrismo Fabián “Pepín” Rodríguez Simón y que fueron detectadas en la causa por las amenazas y extorsiones a los accionistas del Grupo Indalo.

La citación para el 26 de agosto fue ordenada por la jueza María Servini y obligará al juez a explicar bajo juramento las comunicaciones en pleno gobierno de Cambiemos con quien fue uno de los personajes centrales de la masa judicial macrista. Por su cargo, tendrá la posibilidad de declarar por escrito.

En la causa es clave el entrecruzamiento de llamados confeccionado por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado (DAJuDeCO).

El análisis de contactos de Rodríguez Simón fue un bombazo en la causa. Incluyó 10.738 llamadas y el resultado fue la citación a indagatoria de Pepín, a quien la jueza le atribuyó un papel clave en las presiones a Cristóbal López y Fabián De Sousa.

“Pepín” Rodríguez Simón decidió no regresar de Uruguay y pidió que ese país lo reconozca como "refugiado político", argumentando que es un perseguido político. La Comisión de Refugiados (CORE) uruguaya rechazó ese planteo y ahora deberá decidir la jueza Adriana Chamsarian, quien podría avanzar en el proceso de extradición solicitado por Servini, que lo declaró rebelde.

Los contactos de Pepín con Rosenkrantz llevaron a la jueza a citar al presidente de la Corte como testigo.

La persecución denunciada por los accionistas de Indalo comenzó en octubre de 2015 en una conversación que Cristóbal López relató haber tenido con Mauricio Macri y que es parte de la investigación. La intención era poner presa a Cristina Kirchner. Rodríguez Simón, fue quien anunció "empezó la guerra". Y de ahí en más comenzó una persecución con la publicación de notas en el diario La Nación que anunciaban que debían impuestos de Oil Combustibles y serían embargados.

Por esa causa estuvieron presos López y De Sousa, el caso llegó a juicio y en medio del debate un peritaje de la Corte desmintió que hubiera una deuda exigible.

Ronsenkrantz deberá declarar ahora sobre las llamadas con el operador judicial. Llamó la atención de los investigadores la cantidad de comunicaciones directas entre ellos en pleno despliegue de la mesa judicial. Además a las 59 llamadas hay que sumar otras 38 con quien era socio de Rosenkrantz en su estudio jurídico, Gabriel Bouzat.

Fue el propio Rodríguez Simón quien a inicios del gobierno de Mauricio Macri acercó el nombre de Rosenkrantz para ser nombrado en la Corte. Inicialmente, “Pepín” propuso que tanto él como Horacio Rosatti fueran designados por decreto en comisión, pero la iniciativa produjo fuertes críticas. Tras los cuestionamientos, ambos tuvieron el aval del Senado y se incorporaron al máximo tribunal a mediados de 2016. Desde el 1° de octubre de 2017, Rosenkrantz preside la Corte Suprema y su mandato al frente del máximo tribunal vence en octubre.

Dejá tu comentario