17 de junio 2011 - 15:13

Hijos de Noble: darán muestras de ADN para cotejar con todo el banco

Felipe y Marcela Noble
Felipe y Marcela Noble
En un inesperado golpe de timón, los hermanos Felipe y Marcela Noble Herrera, hijos adoptivos de la dueña del Grupo Clarín, decidieron hoy aceptar una extracción de sangre para que se cotejen sus ADN con todas las muestras de familiares de desaparecidos existentes en el Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG).

Así lo comunicó el abogado de los hermanos, Horacio Silva, quien precisó que Marcela y Felipa no apelarán el último fallo judicial que ordenó una nueva extracción compulsiva y que aceptaron practicarse "cuanto antes" el examen de ADN para "poner fin al acoso y persecución política y mediática de que son objeto".

Con este procedimiento, resistido por los hermanos en el marco de una causa que ya lleva diez años, se pondrá fin a una disputa que se coló en el enfrentamiento entre el gobierno kirchnerista y el Grupo Clarín a sólo tres meses de las elecciones presidenciales.

"Es una noticia alentadora, es lo que queremos desde hace más de diez años. Esto acortaría los plazos, si fueron los nietos que estamos buscando queremos devolverles sus derechos", celebró la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien hace años denuncia que los hermanos Noble podrían haber sido apropiados ilegalmente durante la última dictadura militar.

El abogado Silva agregó que fue una "decisión personal" de Felipe y Marcela y que "el objetivo que tienen es terminar con esta causa, que les ha generado enormes padecimientos tanto a ellos como a su madre", Ernestina Herrera de Noble, quien -aseguró- "tuvo ciertas cuestiones de salud importante que han recrudecido en virtud de este procedimiento y los pesares que ha generado esta causa".

"Ellos han privilegiado la salud de su madre y el cesar el estado de incertidumbre y angustia que genera esta causa, frente a sus propios derechos", sostuvo Leiva en declaraciones radiales.

Luego de varias negativas a extraerse sangre en forma voluntaria, ahora el letrado dijo que "no vale la pena la discusión" sobre el límite temporal que estableció días atrás la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal (mayo de 1976 para Marcela y julio del mismo año para Felipe), lo que limitaba el número de familias contra los que se podía hacer la comparación.

Sin embargo, en la jornada las dos querellas en la causa, una de ellas representada por Abuelas de Plaza de Mayo y también la Fiscalía, apelaron el fallo de la Sala II de Casación ante la Corte Suprema, recursos que quedarían "abstractos".

En un escrito presentado a la magistrada, la defensa de Marcela y Felipe expresó que, "resignando sus derechos constitucionales", decidieron "no recurrir ante la Corte Suprema y pedirle a la Justicia que se lleve a cabo cuanto antes una nueva extracción de sangre para confrontar su ADN con todo el BNDG, tal como lo solicitan los querellantes y terminar así con el acoso y persecución".

Tras la presentación del escrito, Arroyo Salgado mantuvo una reunión con la fiscal evaluando los pasos a seguir: según las fuentes consultadas, la jueza fijará una fecha "próxima" para realizar la extracción de sangre en el BNDG del Hospital Durand, lo que notificará a todas las partes para que designen los peritos de parte.

La pelea judicial también estuvo dada por el lugar donde se realizaría el estudio, ya que los hermanos Noble sólo aceptaban que fuera realizado por el Cuerpo Médico Forense, y que las muestras sólo fueran cotejadas con las dos familias querellantes en la causa.

Días atrás, la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal ratificó un fallo de primera y segunda instancia y ordenó la extracción compulsiva de sangre y que se realizara el estudio de ADN con todas las muestras existentes.

Pero el Tribunal fijó límites temporales en cuanto al cotejo: dispuso que para el caso de Marcela se compare con las muestras de familiares de desaparecidos denunciados hasta el 13 de mayo, y en el de Felipe hasta el 7 de julio, ambos de 1976.

Es que ese día de mayo fue cuando Noble Herrera presentó a Marcela en el juzgado y pidió su adopción, y el 7 de julio fue cuando la entonces jueza Ofelia Hejt le otorgó a la dueña de Clarín la guarda de Felipe.

Dejá tu comentario

Te puede interesar