Ibarra sólo consigue el apoyo de Alfonsín

Política

El suspendido jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, recibió ayer muestras de apoyo de parte del ex presidente Raúl Alfonsín, quien lo respaldó nuevamente contra el juicio político que se le sigue por supuesto mal desempeño en el caso Cromañón.

La reunión con Alfonsín, en la casa del ex mandatario, se realizó ayer por la mañana, cuando llegó Ibarra acompañado del radical Gustavo López, secretario de Cultura de la Capital Federal. A Ibarra le sirvió seguramente de consuelo moral el respaldo, ya que el radicalismo no puede colaborar con votos en la Sala de Juzgamiento para la absolución del jefe porteño. Dentro de la comisión de 15 legisladores, los radicales (o ex radicales) reportan al macrismo o al ARI y está también la autonomista Florencia Polimeni, quien llegó a la banca de la mano de Mauricio Macri, pero ahora se ha hecho independiente, por lo cual ya habría advertido que «Alfonsín no es mi papá», aludiendo a la posibilidad de ser influida en su decisión por las declaraciones del ex presidente a favor de Ibarra.

De ese modo, Ibarra sigue por ahora en la misma situación en la que debutó en el juicio político, es decir con más posibilidades de ser destituido que regresado a su sillón.

• Refutación

Por parte del macrismo, sin embargo, salió a refutar declaraciones de la senadora Vilma Ibarra, Horacio Rodríguez Larreta (h), quien hace unos días se cruzó fuerte con la legisladora en un programa televisivo. El dirigente del PRO adujo que el macrismo no busca «un linchamiento» del jefe de Gobierno suspendido, sino que quiere «la verdad».

Rodríguez Larreta sostuvo que Mauricio Macri «quiere cumplir al pie de la letra las normas que establece la Constitución porteña sobre el juicio político, y en ningún momento se planteó un linchamiento de Ibarra».

Señaló además que es «lógico» que «defienda a su hermano, pero para defenderlo dice cualquier barbaridad, que no sé qué pretende con ello», y coincidió en que el proceso al jefe de Gobierno porteño «debe buscar la verdad y la justicia».

Restan dos semanas de desfiles de
testigos que hasta ahora no han aportado mayores novedades que las que ya se conocían, excepto el episodio de que Ibarra se reunió con testigos del juicio. En ese sentido, Marcelo Meiss (justamente radical ahora del PRO) y otros legisladores presentaron una nota a Jorge Telerman (el suplente de Ibarra) para que sancione a los superiores de quienes hayan podido ser intimidados para mantener una reunión con el suspendido mandatario.

• Cruces duros

Durante la audiencia ayer, siguieron los cruces duros entre la defensa y la fiscalía que integran tres legisladores. Uno de ellos, Jorge Enríquez, calificó de «Gestapo» a los abogados que defienden a Ibarra, quienes le espetaron que «eso se lo meta en el bolsillo» mientras que la paciencia cordobesa del titular de la Sala, Julio Maier, parece por momentos acabarse, especialmente cuando se apela a la concurrencia de testigos no previstos. «La realidad es que esto no termina nunca», no se cansa de replicar el juez, quien preside el Tribunal Superior de Justicia. Las rondas siguen con el objetivo de encontrar irregularidades o negligencias en el control de los locales bailables de la ciudad, como es Amérika (defendido por la comunidad gay) y Millenium, que funcionaba dentro del Club Defensores de Belgrano.

Uno de los testigos que desfilaron durante la sexta jornada del juicio político fue
Marcelo Achile, actual vicepresidente de Defensores de Belgrano, quien admitió que Millenium no fue habilitado como local bailable.

Luego la abogada
Salvina Spota, representante de vecinos del barrio de Almagro, sostuvo que en el local «Amérika» existían « irregularidades, como por ejemplo que no había material ignífugo en sus instalaciones».

Dejá tu comentario