Imaginan plan Piña en versión austral

Política

Santa Cruz ya empieza a oler a Misiones. Con los gremios docentes y de municipales abroquelados contra Néstor Kirchner, un obispo rebelde y una sociedad movilizada en las calles, el conflicto en la provincia del Presidente no sólo provocó la renuncia de Carlos Sancho y debilitó al gobierno local, sino que, además, cohesionó el fragmentado arco político opositor.

Tan cambiante se volvió el mapa político santacruceño, que los dirigentes opositores ya planean el armado de un frente político multisectorial, similar al que frustró la reelección indefinida de Carlos Rovira en Misiones, para intentar desbancar del poder a la dinastía Kirchner.

El operativo comenzó esta semana a través de contactos en el Congreso nacional entre el diputado radical santacruceño Juan Acuña Kunz y el peronista disidente Eduardo Arnold, quien se postula a la gobernación por el espacio que lidera Roberto Lavagna.

  • Candidato radical

    La UCR está encolumnada detrás de la candidatura del senador Alfredo «Freddy» Martínez, y por eso, Acuña Kunz le pidió a Arnold que deponga su postulación para formar un frente político opositor capaz de competir con la enharinada Alicia Kirchner en las elecciones provinciales del 28 de octubre. La negativa del lavagnista fue tajante, pero los radicales aún no se dan por vencidos y no descartan sumar también a sectores del ARI de buen diálogo con Martínez. El senador radical, que adhiere a regañadientes al proyecto Presidente Lavagna en cumplimiento de la disciplina partidaria, está cerca de Elisa Carrió y de Margarita Stolbizer. También, de los sindicatos de su provincia.

    El aderezo celestial de este cóctel opositor sería el obispo Juan Carlos Romanín, quien se pondría la sotana patagónica del misionero Joaquín Piña y lograría un mayor consenso para unir a los opositores. La intervención de la Iglesia en la crisis santacruceña fue denunciada en reiteradas ocasiones por el mismísimo Kirchner, quien cree ver en Jorge Bergoglio a un jefe oculto de la oposición capaz de desestabilizar su gestión.

    Héctor Di Tulio, jefe del partido socialista de Santa Cruz, es el más propenso a cerrar la formación de este frente.

    Cercano en el pasado a Kirchner, Di Tulio, durante su laborcomo diputado, llegó a compartir proyectos de ley con Cristina Fernández, en particular, en lo relativo al cuidado del medio ambiente. Oriundo de Caleta Olivia, el ex radical y hoy socialista se enfrenta en su distrito al boxeador Jorge «Locomotora» Castro, uno de los principales referentes kirchneristas del norte provincial. Se ha entrevistado hace 10 días con Kirchner y hay quien lo imagina como reemplazante de Alicia Castro en la Embajada de Venezuela.

    Para avanzar en la formación del frente opositor, la UCR de Santa Cruz ya formó una mesa de enlace para impulsar las negociaciones con otras fuerzas políticas. La integran, además de Acuña Kunz y Martínez, el intendente de Río Gallegos, Héctor Roquel, el presidente del partido, José Lozano, Miguel Chazarreta (Caleta Olivia), Luni Costa (El Calafate) y Ricardo Patterson (San Julián, zona centro). Creen los radicales que el senador Martínez les asegura un piso de 30% de los votos y que, con la incorporación de Arnold, del socialismo y de la Iglesia Católica, podrían inquietar la hegemonía kirchnerista en la provincia.
  • Dejá tu comentario