Impugnan candidatura de Rafecas como jefe de fiscales

Política

Los abogados Yamil Santoro y José Magioncalda apuntaron a la "idoneidad moral" del postulante a procurador.

La Fundación Apolo, una ONG dedicada a transparencias y políticas públicas, impugnó ayer al candidato a procurador general -jefe de fiscales- y actual juez federal, Daniel Rafecas, al cuestionar la “idoneidad moral” del postulante por su accionar como juez frente a la denuncia del fiscal de la causa AMIA, Alberto Nisman, contra la expresidenta Cristina de Kirchner, por el Memorándum de Entendimiento de la Argentina con Irán.

A través de los abogados Yamil Santoro y José Magioncalda, Apolo señaló que la “falta de independencia” de Rafecas se manifiesta fundamentalmente en un hecho clave que ha signado su carrera judicial: la desestimación, en tiempo récord, de la denuncia que realizó el fiscal Alberto Nisman contra la entonces presidente, Cristina de Kirchner, por el delito de encubrimiento de los autores del atentado a la AMIA”.

“Resulta un despropósito pretender que el Ministerio Público sea conducido por quien demostró no ser independiente, eludió investigar la denuncia que llevó a la muerte a un destacado integrante del organismo que hoy pretende conducir y, finalmente, puso en duda -sin fundamento alguno- la salud mental del fallecido funcionario”, advirtieron los letrados, en alusión a la muerte de Nisman.

Santoro y Magioncalda criticaron también la actuación del juez en la “causa Ciccone” que involucró al exvicepresidente Amado Boudou por el intento de adquisición de la imprenta Ciccone Calcográfica.

La designación de Rafecas desatará una fuerte puja en la Cámara alta, con un oficialismo al que le faltan pocas adhesiones para su objetivo de contar con dos tercios de los votos y una oposición consolidada macrista, que aún recuerda el mal trago de la frustrada candidata Inés Weinberg de Roca.

Años atrás, y en plena gestión cristinista, el extitular de la Sigen y otrora candidato a procurador Daniel Reposo regaló un sinfín de papelones en 2012 al presentar un currículum con datos falsos. Quien volvió con papeles más “prolijos” fue la exprocuradora Alejandra Gils Carbó, luego procesada por supuestas tropelías a la hora de comprar un inmueble durante su gestión.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario