Intentan pagar FBI criollo con las "ganancias" de los jueces

Política

Béliz reveló ayer que los jueces, con el pago del Impuesto a las Ganancias, financiarán la creación de la Agencia Federal, una especie de FBI criollo que forma parte del plan de Seguridad que presentó el gobierno de Néstor Kirchner.

La polémica incorporación de los magistrados al régimen de ganancias, que será votada esta tarde en el Senado -paso previo a volver a Diputados para su sanción definitiva-, podría aportar entre $ 79 y $ 84 millones, según cálculos proporcionados por Jorge Milton Capitanich (PJChaco), titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

Esa cifra sería destinada por el Estado para poner en marcha esta fuerza policial que dispondrá de 6 mil efectivos y podrá intervenir en las provincias, de acuerdo con los enunciados oficiales (aun cuando resta el aval de los gobernadores).

• Igualdad

La Cámara alta aprobará hoy la iniciativa que se funda en el artículo 16 de la Constitución nacional, que fija «la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos».

Obviamente, varias asociaciones de magistrados rechazan ese argumento -la igualdad no sería tal si hay quienes estén eximidos del tributo-y anteponen el que establece la «intangibilidad» de los sueldos de los jueces.

Por otro lado, opinan ahí que la medida puede resentir la independencia del Poder Judicial, que está expresamente estipulada en el artículo 110 de la Carta Magna.

Los orígenes del proyecto se remontan a una inquietud de la administración de
Eduardo Duhalde que desestimó de hecho, mediante el mensaje 252 del 6 de febrero de 2002, la acordada 20/96 de la Corte Suprema de Justicia que declaró inaplicable este impuesto a magistrados y funcionarios de Tribunales.

• Avanzada

El PEN duhaldista arguyó intenciones de «corregir una interpretación no ajustada a los términos y espíritu de la Constitución nacional y dar operatividad a los principios de igualdad, equidad y solidaridad social en cumplimiento de las cargas públicas». Sin embargo, formó parte de una avanzada política sobre los jueces, que incluyó -en primera instancia-a los que integraban el máximo tribunal.

La gestión del caudillo de Lomas de Zamora intentaba decapitar al noneto de ministros
, sin olvidar la denominada «mayoría automática» atribuida al menemismo, que amenazaba con declarar inconstitucional el «corralito» y hacer caer la pesificación asimétrica. En pleno conflicto de poder, los duhaldistas amagaron con ir a fondo.

• Repliegue

Con el correr de los meses, la guerra estuvo a punto de poner en riesgo la estabilidad económica de la ya precaria institucionalidad del país. Por eso, hubo un paulatino repliegue de la embestida que desencadenó en la marcha atrás de la acusación a la Corte en pleno y la instrumentación del pago de Ganancias, planteado casi como una presión sobre los magistrados, en el momento inicial.

Esta iniciativa llegó a ser aprobada en Diputados, no obstante lo cual quedó archivada en la Cámara alta
, con un pronunciamiento en ese sentido del responsable de la Secretaría de Seguridad Social, Alfredo Conte Grand, que continúa en el cargo.

Cristina Fernández de Kirchner
, a los pocos meses de haber asumido su marido, desempolvó el proyecto, mientras (vaya paradoja) se aprobaba la promoción de Eugenio Zaffaroni -a quien se le atribuyeron desprolijidades previsionales e tributarias, a la hora de evaluar sus pergaminos-en el Congreso.

El Senado hay dará otro paso y, tras aprobar el dictamen de la Comisión de Presupuesto, lo girará a Diputados para que, sin mayores dilaciones, sea ley, y los jueces paguen Ganancias.
La renovada Corte -se suponerevisará la acordada y convalidará la sanción senatorial.

M.M.

Dejá tu comentario