Kirchner no sabe adonde va

Política

Paga caro Néstor Kirchner haber consentido desde el gobierno cortes y demasías de activistas, una minoría que le hizo la vida imposible en ciudades y rutas a la mayoría. Anoche, casi le arruinan piqueteros un acto a Cristina de Kirchner en el Chaco. Hoy la amenaza de incidentes en su propia Santa Cruz lo fuerza a tener una agenda secreta. Hará dos actos en horario sorpresa para no atraer a protestones; lo permite que esas apariciones de campaña se hacen para su retransmisión por los medios que lleva el propio gobierno y no para vecinos más cerca del enojo que de la fiesta. Pero el hecho significa una muestra de debilidad y también del desacierto con el cual ha manejado este gobierno el orden público, desbordado por delincuentes y también por activistas.

Néstor Kirchner tiene previsto protagonizar hoy una visita de riesgo a su tierra natal, con una agenda que incluye, junto con un cómodo paso por Chubut, su presentación en el conflictivo norte santacruceño -Caleta Olivia y, tal vez, Pico Truncado-, donde lo espera un clima caldeado con protestas gremiales y piquetes sobre la Ruta 3, que el oficialismo se esforzaba por neutralizar contrarreloj.

La dificultad de la apuesta tensó los ánimos en la Casa Rosada, con dudas y repetidas modificaciones del plan de viaje. Anoche, los nervios kirchneristas limitaban la información y los detalles sobre el itinerario de la comitiva. Estas dudas ya habían motivado que la candidata presidencial Cristina de Kirchner decidiera días atrás eliminar la parada patagónica de su lista de presentaciones por el interior, de cara a los comicios del 28.

De todos modos, la fecha servirá como respaldo político para el gobernador Daniel Peralta -compite electoralmente por conservar el cargo-, quien redobló sus esfuerzos para intentar ofrecer al Presidente el clima más normalizado posible en la jornada en que se conmemora la lealtad peronista. Al ritmo de la información sobre conflictos en la Ruta 3, la agenda completa de la gira debió ser retocada varias veces, en un vaivén que complicó a los funcionarios chubutenses. Al menos hasta anoche, la intención del Presidente era pisar la petrolera localidad de Comodoro Rivadavia a las 14, para encabezar a las 16.30 el acto de inauguración de la multitrocha Comodoro-Rada Tilly, con la presencia del gobernador justicialista Mario Das Neves, para recién luego enfilar hacia Caleta Olivia.

Esta última conexión se realizará en helicóptero, medio de locomoción que permitirá evitar el peligroso obstáculo de piquetes, como el que ayer afectó el acceso a la ciudad santacruceña y generó largas filas de vehículos atascados, víctimas de una protesta de empleados provinciales.

En algún momento, en la Casa Rosada se había especulado con la posibilidad de que el Presidente encarara primero el desembarcoen Santa Cruz. Esta opción parecíaser reflotada nuevamente por la noche, aunque esto implicaría despreciar la conveniencia de cumplir primero con el trámite fácil (el de Chubut). «Siempre es posible cancelar a último momento la segunda parte de la agenda», aventuraron los organizadores de la escala patagónica.

Una vez atravesada la frontera chubutense, comienza la incertidumbre sobre el viaje presidencial. En teoría, siempre y cuando se mantenga el orden de la gira, Kirchner debería aterrizar en Caleta Olivia cerca de las 19 y allí participar de la inauguración de obras sobre la costanera local junto a Peralta.

El problema aquí es que trabajadores de la empresa provincial Servicios Públicos protestan sobre la Ruta 3, exigiendo ser encuadrados en el convenio gremial de ATE y ser pasados a planta permanente. Ayer fueron los responsables del mencionado piquete que provocó filas de varios kilómetros en el acceso norte de la ciudad, el camino que conduce hacia Chubut.

Para frenar esta crisis, a instancias de Peralta, la Subsecretaría de Trabajo santacruceña dictó ayer la conciliación obligatoria. La medida logró levantar el corte de ruta, pero los trabajadores se mantenían en la zona y no estaba garantizado que no se produjeran manifestaciones ante la presencia de Kirchner. En caso de corte, se temen enfrentamientos con militantes K, tal como ocurrió el 12 de setiembre en esta misma localidad, con el saldo de una periodista herida por una bala de goma.

La parte tensa del periplo también incluiría que el Presidente llegue hasta Pico Truncado, una visita que no terminaba de ser confirmada anoche desde la Casa Rosada. Allí, Kirchner encabezaría la inauguración de una cementera.

En esta localidad existe una fuerte protesta encabezada por mujeres desocupadas, bajo el reclamo de puestos de trabajo a la empresa Repsol YPF y la municipalidad local. Los manifestantes desistieron del corte que realizaban sobre la Ruta 12 luego de que mediara una orden judicial e interviniera la Gendarmería, pero se mantienen expectantes en espera de una prometida respuesta del gobierno.

Dejá tu comentario