12 de noviembre 2001 - 00:00

La oposición afgana ocupa ya un tercio del territorio

Islamabad (Reuters, AFP, DPA) - La Alianza del Norte se atribuyó ayer el control de una tercera parte de Afganistán, en tanto que el régimen Talibán informó de la muerte de al menos 300 civiles la semana pasada durante los ataques estadounidenses, que entraron en su sexta semana consecutiva. Por su parte, el secretario estadounidense de Defensa, Donald Rumsfeld, dijo que la decisión de tomar Kabul depende de la Alianza del Norte, pero opinó que «la capital afgana no debe ser conquistada ahora», como lo dijo el sábado el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, durante la asamblea de la ONU.

En tanto, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, estimó que la semana pasada hubo «un vuelco decisivo» en la situación en Afganistán y aseguró que la campaña militar se desarrolla «muy bien». «En este momento las cosas van muy bien. Hubo un vuelco decisivo en la guerra esta semana y la situación de los talibanes cada vez es más difícil desde todo punto de vista», declaró el funcionario.

La Alianza del Norte, compuesta por varios grupos opositores a los talibanes, anunció durante la jornada la conquista de las localidades de Bamián y Talukán, capital de la provincia de Tajar y antiguo cuartel general opositor en manos del régimen Talibán desde setiembre del año pasado.

Avance

«El general Mohamed Fajim Jan, ministro de Defensa de la Alianza, se apoderó de madrugada de Imam Sahib, al norte de Kunduz y junto a la frontera con Tayikistán, y del puerto de Shir Jan, sobre el Río Piandzh, señaló un portavoz de la Alianza del Norte a la prensa.

La oposición, que el viernes tomó Mazar e Sharif, la ciudad más importante de norte de Afganistán, prosiguió su avance sobre posiciones talibanes y anunció además la toma de Kalai Nau, capital de la provincia de Badghís, y Puli Jumri, capital de Baghlan.

Pero los talibanes, quienes reconocieron sólo la pérdida de tres provincias, negaron rotundamente que la Alianza hubiera tomado las ciudades de Talukán y Bamián y la provincia de Fariab y atribuyeron su dispersión a una «reagrupación estratégica». Además, los talibanes denunciaron la muerte de 300 civiles durante los bombardeos aliados de la semana pasada contra la villa de Sha Agha, en las cercanías de Kandahar.

Un vocero del régimen de Kabul,
Abdul Hana Himat, aseguró que esa localidad fue completamente arrasada y que los pobladores muertos durante los ataques aéreos ascienden a alrededor de tres centenares. «Entre los escombros hay cuerpos de mujeres, ancianos y niños», afirmó el funcionario talibán durante una conferencia de prensa en Islamabad.

Los aviones estadounidenses continuaron los bombardeos sobre Kabul, durante la jornada, donde se replegaron la mayoría de las tropas de los talibanes tras la pérdida de Mazar e Sharif, aunque Rumsfeld aseguró que fueron atacados algunos centros de producción de armas químicas o nucleares. «Estados Unidos continuó bombardeado lugares en Afganistán en los que sospecha que se pueden fabricar armas químicas, radiactivas o biológicas», indicó el secretario de Defensa estadounidense.

Ingreso

Por su parte, al menos 3.000 voluntarios paquistaníes ingresaron en Afganistán para unirse a las tropas del régimen Talibán.

En tanto, tropas británicas también se encuentran en territorio afgano junto a efectivos estadounidenses, informó el ministro de Defensa del Reino Unido,
Geoff Hoon, quien precisó que los soldados de su país se encuentran en el «norte de Afganistán, en coordinación con combatientes de la Alianza del Norte».

Dejá tu comentario

Te puede interesar