Macri admite apoyos, pero "espontáneos"

Política

Mauricio Macri aceptaba ayer que el kirchnerismo podría terminar apoyando aunque fuera tácitamente su candidatura en la segunda vuelta electoral de la Capital Federal. « Sería un apoyo espontáneo», dijo, para dejar claro que no se habla de un acuerdo.

Es que la presunción sobre votos que podrían llegarle del oficialismo la han venido difundiendo los adherentes a Jorge Telerman, especialmente desde que, la semana pasada, el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, lanzó acusaciones contra la gestión porteña.

Una de las reacciones del telermanismo, ante esos hechos, fue que sus rivales de la Casa de Gobierno alientan dar chances a Macri en la contienda del 3 de junio.

Creen que los kirchneristas hasta impulsarían un triunfo del empresario si con eso le cortan las posibilidad a un Telerman ya alejado del gobierno y con la inquina latente que mantiene con Fernández.

Sin embargo, los macristas creen que el que se haya lanzado como una posibilidad que el kirchnerismo los favorecería con votos es algo que no beneficia a su candidato, posicionado en el arco opositor.

Macri se mantiene distante, o intenta hacerlo, de la puja entre los rivales Filmus y Telerman, por eso ayer sus declaraciones eran calificadas como un desacierto en su entorno.

Esa duda, o certeza, parte de varios supuestos: uno es que Jorge Telerman quedaría detrás de Macri en la primera ronda y que el oficialista Daniel Filmus permanecería tercero.

  • Cuestión voluntaria

    «En buena hora», manifestó el candidato cuando desde un programa radial se le preguntó acerca de la posible obtención del voto del kirchnerismo en segunda ronda.

    Pero, aclaró que en ese caso «será una cuestión voluntaria y espontánea de cada uno, a título personal» porque su alianza, PRO, no mantiene «acuerdo con nadie» y sólo busca «conformar un equipo junto a los vecinos» de la Ciudad.

    Macri se mantiene al margen de la pelea entre el gobierno nacional y el porteño, y en sintonía tratan el asunto sus legisladores de la Ciudad de Buenos Aires (ver nota aparte). Sólo el postulante de PRO se animó a opinar que «desperdiciar el tiempo de la campaña en agraviarse es no entender lo que buscan los vecinos».

    Ese apoyo que imaginan al lado de Telerman que los kirchneristas podrían dar a Macri si el candidato Filmus se queda tercero parece una ficción, pero para el macrismo tiene algún soporte de realidad. En 2003, Macri ganó en primera ronda, pero perdió luego el ballottage a manos de Aníbal Ibarra, para quien, se dijo, el gobierno se esforzó en conseguir votos, inclusive en barriadas donde el peronismo que apoyaba al empresario se mantenía fuerte.

  • Alivio

    Quizá por eso, los macristas sienten alivio pensando que la enemistad del oficialismo con Telerman al menos no los perjudicará en la eventual segunda vuelta electoral. Distinto era cuando el telermanismo -antes de su alianza con Elisa Carrió- pensaba en un apoyo de Néstor Kirchner, si llegaba al ballottage.

    «En el PRO tenemos una forma de ver la política de manera diferente. Intentamos cambiar la forma en que se hace política, poner el eje en las propuestas y en la solución a los problemas que nos agobian día a día», dijo. Luego se animó con la frase: «Por ahí en el PRO somos aburridos» ya que «no tenemos la pimienta de la chicana», pero «es lo que tenemos para proponer».
  • Dejá tu comentario