Macrista que cambió el voto dice que ahora no le cumplen

Política

El diputado salteño Andrés Zottos, el mismo que fue expulsado del bloque macrista por votar junto con el oficialismo la polémica reforma del Consejo de la Magistratura, está consternado. Todavía el gobierno nacional no le giró los casi 200 millones de pesos que necesita su provincia para financiar las obras en el departamento de San Martín, donde está ubicada Tartagal, la ciudad salteña más afectada por las crecidas.

Ante la falta de respuestas luego de las dos visitas que hizo la semana pasada a la Casa Rosada, donde se entrevistó con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y con el secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli, ahora el diputado salteño optó por bombardear las casillas de mail de estos funcionarios con fotos de las zonas destruidas por el agua y con artículos periodísticos de diarios locales. Pero más allá de la ayuda social, los fondos para las obras siguen sin aparecer.

«Hay casi 200 mil personas afectadas en el departamento de San Martín, y todavía no giraron los fondos, aunque ya les presentamos todos los proyectos», se quejó desde su provincia Zottos, quien, al momento de apoyar al gobierno en el proyecto que le dio al oficialismo el poder de veto en la designación y remoción de jueces, admitió que él y sus gobernadores habían sido recibidos en Presidencia de la Nación. «Ahora me gustaría saber qué piensan todos los que me criticaban en aquella oportunidad; nadie puede afirmar que lo que yo planteaba en esa época era mentira. Si no mandan la ayuda, es algo inhumano. Yo vengo reclamando desde hace mucho tiempo una política de prevención ante estas catástrofes, pero el gobierno responde con una de reacción», disparó Zottos, quien explicó que lo único que falta es la decisión política de la Casa Rosada para firmar los convenios entre la Nación, el municipio de San Martín y la provincia de Salta.

Estas declaraciones de Zottos apuntan especialmente al diputado macrista Federico Pinedo, principal impulsor de la salida del salteño del interbloque PRO tras haberlo acusado de «cohecho» por apoyar la reforma oficialista del consejo de jueces a cambio de fondos del gobierno nacional destinados a su provincia. El incidente derivó en una cuestión de privilegio planteada por el diputado del Partido Renovador de Salta ante Alberto Balestrini solicitando la expulsión de Pinedo de la Cámara baja. Algo que finalmente no prosperó.

Aunque Zottos recibió el sábado pasado a Raúl Rodríguez, subsecretario de Obras Públicas de la Nación, y a Fabián López, subsecretario de Asuntos Hídricos, ayer admitió que todavía no hay una solución a la vista. El 22 de febrero, cuando se votó la reforma del Consejo de la Magistratura, el gobierno exhibió como un triunfo político el apoyo de los diputados salteños Zottos y Carlos Sosa, que pertenecían al bloque opositor conducido por Mauricio Macri. Lo mismo hizo en relación con los cinco diputados radicales que con el amparo de los gobernadores de Corrientes, Catamarca y Santiago del Estero apoyaron al oficialismo, jugada que derivó en el pedido de expulsión de estos díscolos de la UCR.

Por el momento, el gobierno nacional se limitó a enviar diez camiones con ayuda para los pobladores afectados del norte salteño que ayer no pudieron llegar a destino por los deslaves en el río Tartagal, tras las lluvias de las últimas horas que deshicieron el badén construido en la Ruta 34 sobre el río Seco. Sin embargo, el secretario de Comunicación del Ministerio de Desarrollos Social de la Nación, Fernando Gray, compartió penurias con un grupo de periodistas nacionales para vadear el río Seco y llegar a Tartagal, donde señaló que el gobierno federal «envía ayuda a la zona desde diciembre, cuando que se cayó el puente sobre el río Seco». Según los números oficiales, hay 65 familias ubicadas en tres centros de evacuados: el de Cáritas, el del Partido Renovador (que ganó la intendencia local) y el Hogar de Ancianos en Villa Saavedra.

Dejá tu comentario