Mendoza: juez federal procesado como líder de asociación ilícita

Política

El juez federal mendocino Walter Bento fue procesado ayer como presunto líder de una asociación ilícita dedicada al cobro de coimas a cambio de beneficios judiciales y además se le trabó un embargo de más de $327 millones sobre sus bienes y los de su esposa, Marta Boiza. La medida fue dictada por el juez federal Eduardo Puigdéngolas, luego de que Bento, todavía titular del Juzgado Federal 1 de Mendoza, fuera acusado en mayo pasado por los delitos de asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, lavado de activos y seis hechos de cohecho pasivo.

Si bien la Justicia solicitó que el procesamiento se haga efectivo con prisión preventiva, la misma no pudo llevarse a cabo porque el magistrado aún tiene fueros. Por lo tanto, (increíblemente) Bento sigue en funciones y hasta tiene competencia electoral, por lo cual sus decisiones son clave para futuro de las legislativas en la provincia. “En el caso de Bento, el embargo es por la suma de $177.610.000, en tanto en la causa contra su esposa, Boiza, los bienes embargados ascienden a los $149.173.600”, confirmaron a Télam desde tribunales federales.

Puigdéngolas trabaja junto al fiscal Dante Vega y anteriormente ambos habían ordenado la inhibición de los bienes, propiedades y vehículos tanto de Bento como de su esposa y de sus hijos Nahuel, Luciano y Facundo.

La investigación se inició luego de que la Fiscalía Federal 2 de Mendoza remitió para su investigación las constancias de un peritaje al teléfono de un detenido por narcotráfico en el que aparecían mensajes con su abogado que daban cuenta de la existencia de maniobras judiciales irregulares sobre la liberación de personas detenidas a disposición del juez Bento. A partir de allí, se inició la pesquisa sobre los abonados que surgían del peritaje, del que surgieron numerosos mensajes de texto y de voz en los que se aludía al “juez”, al “número 1” o al “gran jefe”, en supuesta referencia al magistrado ahora procesado.

Para los investigadores Bento formaba parte de una banda que operaba con un grupo compuesto por abogados e intermediarios, entre ellos el exdespachante de aduana Diego Aliaga. Bento, en su indagatoria, a principios de julio, negó las acusaciones. Mientras tanto, a fin de junio, la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura aceptó investigar la denuncia en su contra, pero aún no tomó ninguna decisión sobre su continuidad en el cargo.

Dejá tu comentario