Mes a todo fútbol y menos política

Política

Madrid - En la primera etapa de un viaje camino a Munich, para ver la ceremonia inaugural y el primer partido del Mundial, Alemania-Costa Rica, nos hemos empapado de política y fútbol en horas de vuelo. Hay personajes para los dos temas desde el momento en que viajan Héctor Méndez, titular de la Unión Industrial; Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de ADEFA; Adrián Kaufmann Brea, director de Arcor; Constancio Vigil (h), de Atlántida, entre otros muchos. Y para fútbol Sergio Goycochea, que fue mundialista, sabe de la pelota y, además, cuando invoca pensamientos de Diego Maradona -su amigo personal y compañero en «La noche del 10»- obliga a silencios como si fuera la voz de Dios transmitida por San Pedro (en el avión viajó el hijo, pero él dio grandes explicaciones en la reunión previa del grupo que se hizo en el restorán Clo Clo).

En política todos se preguntan si se parará la Argentina hasta el 9 de julio (la final) por la tremenda expectativa sobre este Mundial de Fútbol o si Nilda Garré y Horacio Verbitsky seguirán descubriendo trapisondas militares. A Verbitsky seguro que no lo detendrá el fútbol: en Estados Unidos no es popular este deporte y no se distraen los presidentes ni los tesoreros de las fundaciones ingenuas que siguen pagando subsidios a latinoamericanos pícaros que deben aportarles constantemente, como hace 30 años, datos sobre militares golpistas para seguir cobrando. Como los marinos recortadores de diarios y revistas de la base Trelew deben inventar nuevas «conspiraciones».

Se ha sugerido, como gentil ayuda, que Verbitsky y Garré podrían acusar a los sufridos militares de las bases antárticas de entrenar secretamente pingüinos portadores de micrófonos con el fin de espiar a funcionarios kirchneristas, que no sospecharían porque se enternecen con esas aves.

Volvamos al humor alegre de un Mundial y digamos que la opinión mayoritaria es que Néstor Kirchner no tensará con violencia y discursos tremebundos el mes del fútbol y que hasta es posible que visite a los jugadores concentrados en Alemania cuando viaje a Madrid. Todos los presidentes en estos días alientan a sus seleccionados. Además, aunque sea por TV o quizá un partido en la cancha, verá una camiseta con los colores de Racing -su club- con buenos jugadores y oportunidad de ganar. También viene dulce el Presidente -aunque nunca le dura mucho- con la inflación de sólo 0,5% en mayo. Y por si fuera poco no puede dejar de soñar que si Argentina, Pekerman mediante, sale campeón se dará el lujo de abrir el famoso e intocable balcón de Juan Perón en la Casa Rosada, porque allí saldrían a festejar con la copa los jugadores como ocurrió en 1986 al campeonar en México y con Maradona alzando la ganada ante un poco entusiasmado Raúl Alfonsín.

Pero hablemos un poco de fútbol que para eso nos invitó la empresa automotriz Volkswagen a Alemania.

Personalmente veo fútbol desde hace 50 años y sigo a Boca, domingo por medio, como plateísta en partidos locales. Me entusiasma tanto este deporte que pienso que fue por verme tan malo jugándolo. Sin ser cronista deportivo -¡líbreme Dios!- resumo lo que escuché de expertos, que tamizo.

  • Pekerman pondría a Burdisso de 4, aunque normalmente es «cuevero» de área, porque tiene obsesión con lo altos y cabeceadores que son los jugadores europeos y africanos. Por eso tiene a Ayala, Heinze y Burdisso. Si quisiera un 4 de avance podría traer a un habilidoso como Ibarra de Boca. Pero los adelantamientos los eso tiene a Ayala, Heinze y Burdisso. Si quisiera un 4 de avance podría traer a un habilidoso como Ibarra de Boca. Pero los adelantamientos los deja para el otro lado, donde estará Sorín.   

  • «Abbondanzieri es el mejor arquero argentino hoy», en palabras de Chilavert, ex Vélez, que sabe. Goycochea también cree que debe ser el titular. Pero indudablemente todos tenemos un poco de temor. «Es difícil para un arquero porque no está acostumbrado a defensores no habituales a los que conoce en su club», agregó Chilavert. También se afirma que sus salidas un poco indecisas se deben a que Pekerman, obsesionado por los cabeceadores rivales, le exige abandonar más el arco de lo que habitualmente hace en su club Boca.

  • En una encuesta «de avión» el posible titular que más le cuestionan a Pekerman es Riquelme, si por él quedan afuera Messi (aunque sea un tiempo) o Tevez. A mucha distancia de Riquelme le objetan un poco a Saviola y seguidamente a Cambiasso.

  • Algunos creen que si llega a salir a la cancha el jugador argentino sorpresa, sería Palacio, de Boca, «porque es al único que no tienen filmado y analizado los entrenadores de los equipos que enfrentará Argentina». Efectivamente Rodrigo Palacio entró a último momento en la lista e inesperadamente. El comentario es que Palacio ingresaría si Pekerman decide atacar con 3 delanteros por un resultado comprometido. Claro, si ésta es la condición uno desearía que Palacio nunca debute.

  • El ídolo total es Messi. Ningún encuestado lo puso más allá del segundo lugar en preferencia. Cuando pusieron a otro primero, fue Tevez. . Todos creen que el partido clave es el primero, el sábado contra Costa de Marfil. No sólo porque siempre lo dice Salvador Bilardo -sobre el encuentro inicial de un Mundial- sino por cómo se dio el fixture. Si Argentina gana -o eventualmente empata- quedan 5 días de tranquilidad y alegría en el grupo para el segundo partido contra Serbia-Montenegro. Si pierde con los africanos entonces vienen 5 días angustiosos esperando con ansiedad saber cómo les irá en el segundo.

    Seguimos camino a Munich.
  • Dejá tu comentario