Mesas en bares, juntadas y construcciones pedirá iniciar la Ciudad a partir del lunes

Política

El impacto de la suba en los casos de contagios por coronavirus (10.550 en el país, ayer) será analizado por el Gobierno porteño para determinar qué propuesta lleva a Nación para seguir otorgando permisos de funcionamiento de diversas actividades.

Con el tema educativo en medio de la polémica, la Ciudad de Buenos Aires espera la tradicional reunión de acuerdos, previa al anuncio de un nuevo ciclo de aislamiento, para proponer avanzar con la flexibilización, ya que según considera y vienen sosteniendo el distrito, a pesar del aumento de infectados “los casos están estables”.

En el distrito porteño no queda demasiado por habilitar, pero por ahora habrá rubros que deberán esperar, como los shopping o los gimnasios.

Para ampliar la oferta, el Gobierno porteño tiene previsto, para el comienzo de la nueva etapa, el lunes próximo, formalizar las reuniones sociales al aire libre, imponiéndole protocolos sanitarios a una actividad que de hecho se viene realizando en los parques y plazas del distrito. Se establecerá, en principio, para “juntadas” con distanciamiento de menos de diez personas, siempre hablando de espacios públicos al aire libre para su realización.

La gastronomía daría un paso más en su actividad, con la habilitación de mesas de restaurantes y bares, también al aire libre. Será “con servicio”, es decir con atención en las mesas. Se dejó de lado la idea inicial de que los clientes retiren la comida y las lleven ellos a la mesa, considerando que “es más ordenado y seguro” que se disponga de meseros. Todo estará en consideración del Gobierno nacional para su habilitación.

Un rubro destacado para la economía porteña, la construcción, se vería favorecido para obtener permisos para obras de más de 5 mil m² o bien que se terminen en 90 días.

De esa manera la Ciudad avanza en su Plan Integral de Puesta en Marcha, que prevé seis etapas.

Dejá tu comentario