Moyano se mete en el conflicto de Aerolíneas y apoya a los técnicos aeronáuticos

Política

Con la firma de Hugo Moyano, la CGT volvió a tomar distancia del Gobierno al rechazar el pedido oficial para que se le suspenda la personería gremial de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), y advertir que "no es una medida acertada".

"La CGT manifiesta su rechazo a la iniciativa de plantear la suspensión de la personería gremial de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico, e insta a que se utilice el diálogo social para superar los diferendos que puedan existir entre la conducción de la empresa y los trabajadores", indicó un comunicado que llevó la firma de Moyano y los secretarios Julio Piumato y Juan Carlos Schmid.

Luego de un sugestivo silencio, finalmente la central obrera salió a sentar postura sobre la presentación judicial del Ministerio de Trabajo y lanzó un fuerte respaldo a gremio de los técnicos aeronáuticos, a pesar de su pertenencia a la opositora CGT Azul y Blanca, que dirige Luis Barrionuevo.

"No podemos olvidar que fueron los trabajadores, y en especial los técnicos aeronáuticos, los que más lucharon cuando Aerolíneas era absurda e indecorosamente vaciada durante los gobiernos neoliberales de Menem y De la Rúa; ni tampoco que en aquel tiempo la entonces Ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, pretendió llevar a delante una medida similar que -coherentes con nuestros principios- también rechazamos unánimamente", indicó la CGT.

Con esos antecedentes, evaluaron, "resulta impensable que los trabajadores aeronáuticos, que lucharon a través de sus organizaciones gremiales desde siempre en defensa de la línea aérea de bandera, pretendan hoy causar daños irreparables que pongan en peligro su normal funcionamiento".

"Si hay controversias entre los trabajadores y la dirección de la empresa, estas deben solucionarse por el diálogo, debiendo exigírsele a la patronal un mayor compromiso para la resolución de los conflictos", concluyó la nota, en un mensaje directo para Aerolíneas.

Moyano, que mantiene desde hace meses una tirante relación con la presidenta Cristina Kirchner, quedó en una posición incómoda en medio del conflicto en el Aeropuerto de Ezeiza teniendo en cuenta que Héctor Recalde es el abogado de la CGT, su amigo de años, y padre del presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde.

La pertenencia de APTA a la CGT Azul y Blanca tampoco fue un impedimento para que Moyano apoyara al gremio que conduce Ricardo Cirielli, como lo hizo tiempo atrás con su repudio a las detenciones de los sindicalistas opositores Gerónimo "Momo" Venegas de la UATRE y el delegado ferroviario Rubén "Pollo" Sobrero.

En las últimas semanas, además, Moyano subió el tono de la disputa con la Casa Rosada y puso plazo a sus exigencias: si el 15 de diciembre no hay respuestas al pedido para elevar el tope de ganancias habrá una asamblea en un estadio de fútbol en la que se podría definir una movilización a las calles y en la que se pediría también que el oficialismo impulse el proyecto de ley de reparto de las ganancias entre los trabajadores.

Dejá tu comentario