Norberto Oyarbide y su paso como columnista en Radio 10

Política

El exmagistrado, que debutó en el estudio con champagne y con un sillón rojo especial y acorde con su excéntrica personalidad, recorrió como columnista radial divertidas anécdotas de su vida judicial y personal. 

El exjuez Norberto Oyarbide, quien falleció este miércoles a los 70 años por Covid-19, había comenzado 2021 con un nuevo desafío, el de ser columnista de Fuerte Al Medio, el programa que conduce Coco Sily en Radio 10.

El exmagistrado, que debutó en el estudio con champagne y con un sillón rojo especial y acorde con su excéntrica personalidad, recorrió divertidas anécdotas de su vida judicial y personal.

“A las 21.30 ya estoy descansando y me levanto a las 3”, contó Oyarbide. Consultado sobre una posible falta de sueño, había explicado que estos horarios se deben a su histórica actividad laboral: “Este es un manicomio que persiste de Comodoro Py”.

“Me levanto, cumplo con mi ritual del Catolicismo, rezo, agradezco. Me arrodillo y rezo un rosario frente a las diferentes imágenes que tengo. Después del desayuno hago un pequeño toque de campanas con champagne”, había comentado sobre su rutina diaria.

El exmagistrado no se privó tampoco de hablar del amor, de su actual situación sentimental y contó: “Fue una experiencia no feliz. Cuando hubo un disparo a mi corazón y ya no sentido. No me molesta estar solo, creo que enamorarse es un sentido bonito”.

“El erotismo nos acompaña hasta el momento en que morimos, nunca deja de construirse en cada ser humano. Pero hay otros elementos dentro de una persona. A mí me erotiza el talento, la disciplina, la educación, y tiene que ser bastante loco como yo”, reveló con seriedad.

Oyarbide en Radio 10.mp4

En cuanto a su actividad judicial, Norberto Oyarbide se había despachado con detalles de Comodoro Py: "Ese edificio no es natural para la Justicia. Fue adquirido durante la época del gobierno de Carlos Menem, cuando se puso en movimiento el sistema del juicio oral y público”.

También recordó que en 1994, cuando juró como Juez federal, poseía un despacho en el tercer piso del Palacio de Justicia “hasta que vino esa revolución en la justicia y nos trasladaron a Comodoro Py donde pasamos a estar en despachos incómodos, ingresa cualquier persona. Comodoro Py es el tren fantasma”.

Al momento de describir su profesión, expresó: “El derecho es arte, poder decirlo y expresarlo, bajar lo que está escrito en la norma y dirigirse a una persona sobre su inocencia o culpabilidad, es artístico”.

"Cuando me alejé de Comodoro Py soñaba que todavía estaba ahí, investigando", había expresado el exmagistrado a cinco años de su retiro.

En su vuelta al ámbito público, el exjuez reveló una versión muy distinta de lo que fue su renuncia, jaqueado por presiones y con un juicio político avanzando en el Consejo de la Magistratura: "Macri no me compró porque yo no cotizo en Bolsa, pero tuvo intención directa de hacerlo. Me pidió que me inhiba en sus casos. Ya siendo Presidente no había nadie que se le interpusiera, tenía todo el aparato del Estado para llevar adelante su obra extraordinaria".

Dejá tu comentario