Papeleras: gestión final para traslado de Botnia

Política

La delegación argentina, que hoy llegará a Nueva York para reunirse con representantes de Uruguay para concretar la primera reunión organizada por el rey Juan Carlos de España para discutir sobre el conflicto de las papeleras de Fray Bentos, volverá a plantear la relocalización de Botnia. Para esto, los funcionarios de la Cancillería argentina que dirige la embajadora Susana Ruiz Cerruti prepararon argumentos técnicos y legales por los cuales la pastera debería retirarse de Fray Bentos.

Por su parte, el gobierno de Tabaré Vázquez se concentrará en que se discuta una solución a los cortes de los puentes internacionales, especialmente el de Gualeguaychú, como condición previa para cualquier avance diplomático por el eje del conflicto.

El encuentro, de carácter técnico, que se desarrollará entre mañana y pasado, había sido pactado por el monarca, con la intención de facilitar el diálogo entre ambos países rioplatenses, a raíz del litigio que protagonizan por la instalación de la planta a la vera del río Uruguay, un recurso compartido por las dos naciones. La Argentina y Uruguay están enfrentados desde hace tres años por la construcción de la planta de Botnia y restablecieron el diálogo a mediados del mes pasado en un encuentro que se llevó a cabo en Madrid bajo los auspicios del rey, y por la gestión del embajador español ante las Naciones Unidas, José Antonio Yáñez Barnuevo. Precisamente, la elección de Nueva York como sede de este encuentro se debe a que es en esta ciudad donde tiene su despacho el delegado del rey para encaminar estas discusiones.

Desde el lado argentino, la delegación del gobierno de Néstor Kirchner no tiene previsto debatir acerca de la creación de una «zona verde» alrededor de la planta de celulosa, que ya está en 90% terminada. Esta alternativa había sido propuesta en su momento por Uruguay, fue avalada en principio por España, y habla de instalar una «barrera o zona verde» alrededor de la fábrica con el objetivo de « mitigar el efecto visual», aunque las autoridades y los vecinos argentinos aseguran que la planta también causará daños al medio ambiente de la zona. Hay muchas incógnitas para analizar antes de la llamada zona verde, aseguran en Buenos Aires, ya que avalar esto sería reconocer que Botnia se queda donde está y tampoco está previsto ese tema en la agenda de trabajo, afirmaban fuentes de la delegación argentina.

  • Agenda

    Los puntos que ya fueron acordados en la reunión del mes pasado para que integren la agenda giran en torno al «proyecto Orión (Botnia), incluidas su localización y otras cuestiones relevantes», y «la circulación de las rutas y los puentes que unen los dos países». Según lo acordado en la Declaración de Madrid, también abarcan la agenda «la aplicación del Estatuto del Río Uruguay» y la « protección ambiental del río Uruguay y la promoción del desarrollo sustentable de sus áreas de influencia».

    Además de Ruiz Cerruti, que encabeza la delegación argentina, también viajaron a Nueva York el jefe de Gabinete de la cartera, Alberto D'Alotto, dos técnicos de la Secretaría argentina de Ambiente y el secretario de Medio Ambiente de Entre Ríos, Gabriel Moguilner.

    La representación uruguaya, por su parte, está encabezada por el director general del Ministerio de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela.

    Estas instancias de diálogo corren por separado del proceso que lleva adelante la Corte Internacional de Justicia de La Haya. En este ámbito, la Argentina acusó a Uruguay ante el organismo por su decisión de autorizar la construcción de la planta, que en opinión de Buenos Aires afecta un recurso fluvial de administración compartida. Uruguay se quejó, sin éxito, ante esa misma instancia por los bloqueos en los pasos fronterizos.
  • Dejá tu comentario