PJ rebelde condiciona a Kirchner

Política

La pelea entre el gobierno nacional y el campo por las retenciones móviles ya se convirtió en un gran escenario de la interna del Partido Justicialista donde los partidos opositores son actores de reparto sin ninguna gravitación política.

Más allá de los reclamos del sector agropecuario, el eje del peronismo díscolo que comandan el gobernador cordobés Juan Schiaretti, el entrerriano Jorge Busti y el santafesino Carlos Reutemann arrinconó ayer el kirchnerismo de la Cámara de Diputados con nuevas exigencias. Los diputados Gustavo Zavallo, María Petit y la ex primera dama entrerriana María Cremer, todos alineados con el peronista rebelde Busti, les dieron ayer a los jefes kirchneristas de la Cámara Baja, Eduardo Fellner y Agustín Rossi, un ultimátum: abandonar el esquema de retenciones móviles enviado por Cristina de Kirchner al Congreso y diferenciar a los productores de Entre Ríos, Córdoba y Santa Fe de los de la región pampeana para no potenciar la furia rural contra la Casa Rosada y destrabar la votación en el recinto.

La reunión se celebró en el despacho de Fellner, presidente de la Cámara de Diputados, y el mensaje fue entregado en persona al gobernador entrerriano Sergio Urribarri, un kirchnerista incondicional. Al mandatario lo custodiaba el jefe de los senadores oficialistas, Miguel Pichetto, el secretariode Agricultura, Javier de Urquiza, el senador Pedro Guastavino y los diputados Nelio Calza y Raúl Solanas, todos leales, al menos por ahora, a las ordenes que emanan de la Casa Rosada.

La advertencia que recibió la primera plana del kirchnerismo estuvo coordinada desde sus respectivas provincias por Schiaretti, Busti y Reutemann, quienes a través de sus diputados dirigen la contraofensiva peronista en el Congreso. El miércoles, el gobernador de Córdoba se comunicó con Busti y acordaron la presentación del primer proyecto de ley sobre retenciones fijas del peronismo antikirchnerista. La iniciativa, firmada por Zavallo, Cremer, Petir, los cordobeses Arturo Heredia, Jorge Montoya y Beatriz Halak, reclama fijar una alícuota de 39,5% y un reintegro adicional de 5% deducible del Impuesto a las Ganancias. Casi una herejía frente a la inmutable Resolución 125 enviada por la Presidente al Congreso.

Pero ante el aumento de las deserciones entre los diputados del oficialismo, ayer el reclamode los diputados rebeldesa Fellner, Rossi, Pichetto y Urribarri se amplió aún más. Ya con 42 legisladores del Frente para la Victoria dispuestos a rebelarse contra el proyecto enviado por la Casa Rosada, los entrerriano redoblaron la apuesta. Exigieron que los productores de las provincias rebeldes sean recategorizados y que se les dé un tratamiento preferencial en relación a los de la región pampeana. Básicamente pidieron:

  • Modificar, además de la Resolución 125, la 284 y la 285 del Ministerio de Economía. Esas disposiciones dictadas también por Martín Lousteau intentaron sin éxito morigerar los efectos de las retenciones móviles a través de un esquema de compensaciones a pequeños y mediano productores.   

  • Ahora Busti, Schiaretti y Reutemann reclaman que la categoría de pequeños productores alcance a los propietarios de hasta 350 hectáreas y no sólo a los de 150, como establecen las Resoluciones 284 y 285 del Mecon.

  • Además, piden que el subsidio al flete alcance también a los productores rurales que se encuentren a una distancia de 250 kilómetros del puerto y no sólo a los que están a más de 450 kilómetros.

    De la tensa reunión participaron también los intendentes de Gualeguaychú, Juan José Bahillo y de Gualeguay, Luis Erro. La lista de exigencias fue transmitida ayer mismo a Néstor Kirchner quien desde la sede de la Asociación Bancaria lanzó una dura advertencia: «Tengan coraje, pónganla, jueguen con fuerza y piensen en el pueblo. Hoy la presidenta (Cristina Kirchner) les está pidiendo que la apoyen».

    El ex presidente, y jefe del PJ, venía de cancelar, en plena rebelión kirchnerista una reunión con sus diputados el miércoles pasado en el Hotel Panamericano.
  • Dejá tu comentario