Alberto y Kicillof le pedirán a Larreta adelantar cuarentena estricta desde mañana

Política

Se define la letra chica de la nueva cuarentena para el área metropolitana de Buenos Aires. Contactos permanentes entre Nación, Ciudad y Provincia

El avance del coronavirus que ayer marcó un récord tanto en la cifra de 38 fallecidos como de 2635 nuevos contagios llevó a Alberto Fernández y Axel Kicillof a unirse en un mismo planteo: adelantar a partir de mañana el endurecimiento de la cuarentena en el área metropolitana de Buenos Aires. La idea original era que los nuevos controles de tránisto interjurisdiccionales así como la redefinición del rubro esenciales para uso del transporte público entraran en vigencia a partir de las 00 horas del lunes, un formato que anoche quedó en suspenso a la espera de la cumbre de esta tarde en Olivos a las 17:00 entre el Presidente, el Gobernador y el jefe de gobierno porteño.

Hoy, Alberto y Kicillof intentarán consensuar con Larreta el adelantamiento de la entrada en vigencia de las nuevas medidas. Sólo falta el acuerdo del jefe porteño. El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el bonaerense y Nación trabajan de manera coordinada pese a las distintas visiones y urgencias sanitarias. A pedido del Presidente y del Gobernador, Larreta ya accedió a suspender los permisos para salir a correr en la Capital Federal. Se mantendrían, sin embargo, los paseos familiares regulados de los sábados y domingos así como la apertura de los comercios de cercanía.

Anoche el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, confirmó que los tres mandatarios realizarán hoy el anuncio en la residencia de Olivos y advirtió que la nueva cuarentena será restrictiva de actividades y servicios en el AMBA, donde se detecta una "crecimiento pronunciado" de contagios. Previo al anuncio, el comité de expertos epidemiológicos que asesora al gobierno se reunirá en el Ministerio de Salud y luego será consultado por el Presidente.

"Más del 95 de los casos están emplazados ahí", remarcó Cafiero anoche en declaraciones televisivas al insistir en que la ciudad de Buenos y 40 partidos bonaerenses -incluidos todos los del conurbano- son el foco de la enfermedad respiratoria que obligó a decretar el aislamiento social, preventivo y obligatorio el 20 de marzo. El jefe de ministros diferenció que la mayoría del resto del país está en una virtual marcha hacia una nueva normalidad y que, incluso, los pocos casos de contagios que registran son a raíz de "alguien que estuvo en la zona del AMBA" y vuelve al interior.

El lunes, el presidente Fernández se reunió con Kicillof y Rodríguez Larreta, para analizar las cifras de contagio de los últimos días en el AMBA, y se coincidió en que el crecimiento es sostenido y que se marcha hacia un pico cuyo tope aún se desconoce. El resto del país, salvo una pequeña zona de Córdoba, Resistencia y Río Negro, está ya desde principios de mes en fase de distanciamiento social, preventivo y obligatorio, debido a que los casos han ido disminuyendo y ya no se registra transmisión comunitaria del virus.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario