Prometió Kirchner discutir personería de la CTA "amiga"

Política

Lo que Víctor De Gennaro no logró en más de una década -aunque estuvo a un tranco en 2004-, Hugo Yasky podría conseguirlo en apenas dos meses: ayer, el jefe sindical le arrancó la promesa a Néstor Kirchner para, dentro de «pocos días», discutir cara a cara el reconocimiento de la CTA.

Fue en un aparte breve, pero de alto impacto, del acto reservado que el Presidente realizó en su despacho de la Casa Rosada para firmar la promulgación de la Ley Federal de Educación (ver nota en pág. 10). Fuera de agenda, Yasky citó el ítem CTA y Kirchner pautó una cumbre para evaluar ese punto.

En noviembre, tal como lo relató Ambito Financiero, luego del caos de San Vicente que complicó a Hugo Moyano en la CGT, el patagónico se enfocó sobre la CTA y retomó la idea de otorgarle el reconocimiento oficial. Ayer, ese proceso logró un impulso hasta ahora inédito.

  • Testigos

    Fue el primer gesto semipúblico del patagónico sobre el tema. Ayer, además de Kirchner y Yasky, fueron testigos de la promesa Carlos Zannini; el ministro de Educación, Daniel Filmus; su vice, Jorge Tedesco, y el jefe del gremio docente porteño, UTE, Francisco «Tito» Nenna.

    Ese elenco selecto, aunque eventual, escuchó ayer otra frase poderosa de boca de Kirchner. Al firmar el decreto que promulga la ley, el Presidente deslizó entre sonrisas: «Estoy firmando frente al futuro jefe del Gobierno porteño», dijo, claro, sobre Filmus.

    Hacía tiempo que la CTA esperaba un guiño de Kirchner. Lo tuvo ayer luego de que la CTA inició, como muchos otros espacios, un proceso de «kirchnerización». Desplazado De Gennaro de la cúpula, asumió un triunvirato con Yasky, Pedro Wasiejko y Pablo Miceli.

    El bonaerense, que dejó vacante la cima de CTERA -una de las razones de la furia de SUTEBA contra Solá: Roberto Baradell quiere la vacante y por eso levanta banderas extremas luego de haber sido condescendiente con el gobernador-, es considerado un filokirchnerista. La misma categoría se usa para Wasiejko mientras Miceli, de ATE, sigue la línea crítica y autónoma que comanda De Gennaro. Dos a uno, dicen los ceteístas K que comanda Edgardo Depetri, portador de sello de origen: militó en Santa Cruz donde se vinculó a Kirchner.

  • Elogios

    Luego de escuchar la promesa presidencial, Yasky se descerrajó en elogios sobre la Ley de Educación -diseño del que participó CTERA- y tuvo un gesto más: usó la tarima de la Casa Rosada para cuestionar al salteño Juan Carlos Romero, peronista opuesto a Kirchner.

    «Señor feudal», le apuntó Yasky sentado junto a Filmus luego de abrazarse, puertas adentro, con Kirchner para festejar la promulgación que los jefes gremiales consideraron un «hecho histórico». Eso, al menos, repetía ayer a viva voz el porteño Nenna de UTE.

    Si de señales se trata, no es menor que sólo dos jefes sindicales hayan estado en la firma: Yasky, sucesor de De Gennaro, y Nenna, gremialista de origen PJ también con cargo en la CTA.

    Pero además de aceptar, de palabra, una reunión para « hablar sobre la personería de la CTA» -según confiaron fuentes de la central de avenida Independencia-, Kirchner tuvo otro gesto: intervino en persona para que Carlos Tomada actúe en un conflicto con un dirigente ceteísta.

    Se trata de Guillermo Carrera, despedido por una empresa automotriz. La CTA cuestiona que la expulsión se produjo a pesar de que, «hace 20 años», Carrera es delegado sindical. Ayer negociaron CTA, SMATA y la compañía, convocados por la cartera de Trabajo.

    Los ceteístas se animaban ayer a anunciar que «en los primeros días de enero» se producirá el encuentro con Kirchner para abordar el espinoso asunto de la personería gremial.

    Como antecedente flota lo ocurrido a fines de 2004, cuando De Gennaro dio por sentado que Kirchner premiaría su sintonía con un aval legal a la CTA. Nunca ocurrió: en parte por el lobby de la CGT, en parte porque para Kirchner, De Gennaro nunca fue confiable. ¿Lo es, ahora, Yasky?
  • Dejá tu comentario