Quiénes ganan y quiénes pierden al adelantar Telerman elección

Política

Sin duda, Jorge Telerman mostró otra vez su audacia al anticipar lo máximo posible las elecciones porteñas, en las que buscará ser reelecto. Desafió al gobierno manteniéndose prescindente de su apoyo y de sus preferencias de fechas; utilizó la potestad exclusiva de fijar el día de las urnas, el 3 de junio, mientras termina de pulir el armado político para la competencia, una estructura de la que carecía completamente en noviembre de 2005, cuando el juicio político contra Aníbal Ibarra lo dejó como suplente del ex mandatario y luego en su lugar, tras la destitución, en marzo pasado.

Telerman impuso el calendario electoral de la Capital Federal y partió, en un viaje oficial, a Israel.

Así, el jefe de Gobierno se mantiene lejos de la convulsión que provocó entre sus adversarios el anuncio de que las urnas capitalinas se celebrarán seis meses antes de la asunción del futuro intendente y los nuevos diputados, que será el 10 de diciembre venidero.

  • Qué se elige

    El 3 de junio próximo los porteños deberán elegir jefe de Gobierno y vice, y 30 legisladores locales. Lo harán por cuarta vez desde que el intendente se sortea en las urnas, pero será la primera ocasión en que se realiza tras la destitución de un mandatario, y como rareza mostrará el enfrentamiento del jefe de la Ciudad de Buenos Aires con su antecesor. Telerman busca ser reelecto, en una cruzada que ha iniciado hace apenas menos de un año y todo parece sumarle en ese camino.

    El calendario estaba ya en los planes del no licenciado Telerman, tal como anticipó este diario, cuando en el Gobierno de la Ciudad se debatía la conveniencia de llamar a los comicios en mayo o junio.

    La estrategia resulta entonces aquella prevista, que entre otros objetivos buscaba restarle tiempo al candidato oficialista Daniel Filmus, apadrinado por Néstor Kirchner y el jefe de Gabinete nacional, Alberto Fernández.

  • Adelanto

    En todo caso, lo que ha hecho Telerman el sábado al dar la nueva es anticipar la ocasión, adelantarse unos días, ya que se esperaba que diera a conocer el almanaque electoral el 1 de marzo, juntamente con el inicio del año legislativo, pero como bien debe saber Telerman, no toda la jugada hoy lo favorecería.

    Por unos días conducirá la Capital Federal el peronista Santiago de Estrada, quien ya estuvo a cargo del Gobierno porteño en otra gira del titular del Ejecutivo. «Ahora hago un decreto cambiando la fecha», ironizaba entre risas el titular de la Legislatura, conociendo que Telerman consiguió alterar la agenda de sus opositores. Al menos se lo comunicó a Néstor Kirchner la semana pasada, cuando el Presidente lo sentó a su lado y del otro, a Filmus, en un acto de construcción de subterráneos en el cual nada tenía que ver la presencia del ministro de Educación, si no fuera candidato. «Estoy pensando, Néstor, en hacer las elecciones la primera semana de junio», dijo en un aparte y en voz baja Telerman. «Dale», le respondió el Presidente quizá pensando que no había decisión tomada ni anuncio inmediato. Las consecuencias hoy en la política porteña tienen beneficiarios y perjudicados, a saber:

  • Consigue Telerman restarle tiempo a Filmus, un candidato que no logra instalarse en la oferta electoral y al cual los sondeos no lo alientan como quisiera para superar la adversidad que le viene mostrando el distrito al gobierno.

  • La fecha de los comicios sorprende al kirchnerismo, que intentaba alargar los plazos y hasta provocar una elección local conjunta respecto de la nacional con la excusa de que deberían elegirse este año, por primera vez, las autoridades de 15 juntas comunales y que para eso la jueza María Servini de Cubría requeriría más tiempo para la hechura de nuevos padrones a ese efecto.

  • Esa pulseada también la ganó Telerman, quien ante el planteo fue claro y prefirió postergar la elección de comuneros. Después de todo estira el plazo para la creación de 105 cargos políticos nuevos, un plantel difícil de explicar a los vecinos.

  • Pierden también -de pasarse definitivamente para el año próximo esa elección barrial- quienes consideraban ampliar el reparto en las boletas electorales, sumando candidatos a las comunas.

  • A su vez, evita Telerman -quien piensa, claro, ganar la elección- que un resultado adverso en primera ronda, pero favorable en el ballottage, le pueble la ciudad con comuneros opositores que le traben la gestión.

  • El anuncio obliga a Mauricio Macri a revelar antes de lo que suponía cuál será su destino en las papeletas del cuarto oscuro. Decía el sábado que se definirá cuando termine el verano, pero el 20 de marzo aparece demasiado lejos para su tropa. Por eso, anoche ya planeabanen su entorno dar pistas hoy sobre esa situación.

  • Que Macri se apure ahora a definir, sin embargo, no es la mejor jugada de Telerman, quien hasta ahora viene compitiendo con tranquilidad contra Filmus en una interna de adherentes al oficialismo que se disputan los votos del centroizquierda en la Capital Federal.

  • Pero si Macri, que tendría tiempo para ser doble candidato (en junio a la local; en octubre, a presidente), opta por repetir como postulante a jefe de Gobierno, Telerman se vería complicado ante un candidato que ganó en 2005 la votación a diputados nacionales y que conserva altas adhesiones en la Ciudad. Adelanta esa competencia, y con una salida para Macri, quien podría aprovechar la distancia entre la elección a jefe de Gobierno en junio y la de presidente a fines de octubre para sus planes.

  • Por otra parte, los peronistas que acompañan a Macri, pero que se mantienen también en sintonía con Telerman, se verán obligados a desandar esas simpatías si el diputado encabeza la fórmula porteña.

  • Otra sorpresa que daría Telerman es el anuncio, a su regreso, de quién lo acompañará en la fórmula. Tal como anticipó este diario, el socialista Norberto La Porta estaría ya convencido de integrar el binomio. Otros que esperan ese lugar son grupos de radicales que participan en el Gobierno porteño, como la ex funcionaria de Ibarra Silvana Giúdice.

  • En ese punto también aventajaría Telerman a Filmus si se hace acompañar por La Porta como candidato a vicejefe, ya que el Partido Socialista retiene de 4% a 5% del voto en la Ciudad en la figura de ese legislador.

  • Pero como contrapartida, si se presentara a jefe de Gobierno Macri, Telerman debería buscar apoyos también para convencer a parte del electorado que no comulga en el centroizquierda de la política vecinal y ve con buenas chances a un empresario de centroderecha como sería su principal rival.

  • Ayer salió en apoyo del 3 de junio el presidente de la UCeDé, Jorge Pereyra de Olazábal, quien dijo que su partido «está preparado para gobernar; por ello acordamos con la fecha fijada. Vemos que no piensan así PRO ni ARI, lo que me parece comprensible ya que son dos ONG muy nuevas y no están preparadas para tan gran desafío».

  • Fuerza a la tropa de Elisa Carrió, partida en sus bases ante la falta de candidato. Algunos de los seguidores de la diputada avalarían una candidata como Patricia Bullrich, pero otros vienen ya dialogando su apoyo a Telerman.

  • Aníbal Ibarra, uno de los primeros en salir a criticar el adelantamiento de las elecciones, se perfila, mascullando inquina, como un oponente feroz. Competirá por una banca en la Legislatura y lo beneficia el calendario, ya que presume de retener cerca de 10% de los votos que buscará capturar Filmus.

  • Ante la falta de tiempo para hacer crecer las chances del ministro de Educación, Ibarra se convertiría en un atajo para el kirchnerismo ya que su evidentemente mayor imagen de conocimiento serviría de soporte al oficialista en su campaña.

  • En otro sentido, Telerman lleva anticipadamente la compulsa al recinto legislativo, donde no tiene bloque propio, pero sí un puñado de seguidores, que no le resultará suficiente en momentos en que requiera el voto de leyes que le agreguen a la gestión que piensa mostrar para ser reelecto.
  • Dejá tu comentario