Relevaron al jefe de la Bonaerense

Política

El jefe de la Policía de Buenos Aires, comisario general Ernesto Lamardo, fue separado anoche de su cargo a raíz de los serios incidentes que se produjeron en Tres Arroyos, donde vecinos de esa ciudad se quejaron por los reiterados hechos violentos, agredieron a funcionarios judiciales y apedrearon una comisaría. Lamardo tenía el cargo de coordinador general de la fuerza, nombre que recibe desde la asunción de León Arslanian. Este ministro de Seguridad bonaerense, tras consultar con Felipe Solá -que acompaña a Néstor Kirchner en el viaje a China-, designó en su lugar al comisario mayor Héctor Horacio Iglesia, quien hasta la fecha estaba a cargo de la Jefatura Departamental de Lomas de Zamora.

Además, el ministro dispuso el reemplazo del jefe Departamental de Bahía Blanca, con jurisdicción en Tres Arroyos, comisario inspector Juan José Mazza, y del titular de la Comisaría 1ª de Tres Arroyos, comisario Oscar Alberto Ortiz.

• Falta de previsión

En un comunicado, la cartera de Seguridad bonaerense informó que la remoción se produjo «a raíz de los hechos ocurridos hoy (por ayer) en la localidad de Tres Arroyos y por la falta de previsión por parte del coordinador general de la Policía, del jefe departamental y del jefe de la Comisaría 1ª». También acusó a los jefes policiales por la «inacción evidenciada en la protección debida a los miembros del Poder Judicial».

El nuevo jefe policial Iglesia prestaba servicios en Lomas de Zamora, una de las jurisdicciones más complicadas en materia de seguridad ya que tiene el récord de secuestros express. El año pasado,
Iglesia, oriundo de Bahía Blanca, había sido segundo jefe en la Delegación de Investigaciones (DDI) de San Martín y también cumplió servicios como segundo jefe de la Departamental Trenque Lauquen.

En setiembre de 2000,
Iglesia sufrió el homicidio de su hijo y de la novia de éste, quienes fueron asesinados de dos balazos en la cabeza cada uno en un presunto intento de robo, y sus cadáveres fueron arrojados en un monte cercano a la ciudad de General Lamadrid, a pocos kilómetros de Bahía Blanca.

La separación de Lamardo se originó a raíz de los incidentes registrados en Tres Arroyos, donde vecinos enfurecidos apedrearon la Comisaría 1ª y causaron daños en vehículos estacionados en el lugar, en protesta por la inseguridad reinante que tuvo como último episodio la muerte de un joven durante una riña a la salida de un boliche.

Los manifestantes arrojaron piedras contra el frente de la comisaría, en pleno centro de Tres Arroyos, y luego rompieron vidrios de autos estacionados en la zona, además de golpearlos con palos y dar vuelta a una camioneta. Durante la jornada, los manifestantes agredieron también a algunos funcionarios judiciales, a quienes les exigieron que movilicen a la Policía para realizar tareas preventivas.
El hecho que derivó en los reclamos vecinales se produjo en la madrugada del domingo último, durante una pelea entre jóvenes a la salida de un boliche, que culminó con la muerte de un estudiante de 18 años, quien cayó contra el asfalto y se golpeó la cabeza. Se trataba de Gonzalo Cristian Ferretti, quien habría participado de una gresca en el interior de uno de los boliches ubicados sobre la calle Chacabuco, y a poco más de una cuadra pegó contra un reductor de velocidad y murió.

A raíz de la riña y su fatal desenlace están detenidos Lucas Apfel, de 19 años, y Rogelio Barnera, de 26.

Dejá tu comentario