Buscan proteger al personal aeronáutico sin suprimir vuelos; temor en tripulantes

Política

Multitudinaria reunión en Transporte con gremios de la actividad para asegurar la continuidad de los vuelos y minimizar riesgos.

Bajo la premisa de extremar las precauciones para los trabajadores aeronáuticos y al mismo tiempo de continuar la prestación de los servicios en la medida de las posibilidades, ayer se reunieron los gremios de la actividad con autoridades de los ministerios de Transporte y Salud, y de Aerolíneas Argentinas y Austral. Una de las conclusiones del encuentro fue que el personal será exceptuado de los alcances de un eventual decreto para disponer un aislamiento obligatorio para las personas regresadas a la Argentina de países de circulación o contagio del coronavirus.

La clave de la negociación entre funcionarios y gremialistas fue la voluntariedad. Los sindicatos de pilotos, tripulantes de a bordo, técnicos aeronáuticos, personal en tierra y jerárquicos pactaron suministrar a las empresas de aviación, las de bandera en particular, del personal suficiente para mantener los vuelos bajo el compromiso de que se les respetará a los empleados la decisión de aislamiento una vez retornados de los destinos más críticos (Europa y Estados Unidos, en el caso de Aerolíneas Argentinas).

Como parte de los compromisos alcanzados ayer quedó resuelto que hoy habrá una charla en las oficinas de la línea de bandera desarrollada por funcionarios de Salud para pilotos, tripulantes y personal de rampas y de tráfico aéreo para despejar dudas y ofrecer garantías. La exposición y las promesas de los funcionarios serán complementarias de dos resoluciones (una ya publicada en el Boletín Oficial y la restante, esperada para hoy) del Ministerio de Trabajo que consagraron el otorgamiento de licencias con goce de sueldo para asalariados (en relación de dependencia o bajo modalidades menos formalizadas) que volvieran de países en riesgo, o bien que presentaran una recomendación médica de aislamiento o cuarentena.

El encuentro de ayer se desarrolló en el Ministerio de Transporte y contó con exposiciones del jefe de Gabinete de esa cartera, Abel De Manuele, y de la de Salud, Lisandro Bonelli, así como del presidente de Aerolíneas y Austral, Pablo Ceriani. También participaron el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina, y el subsecretario de Gestión de Servicios e Institutos de ese ministerio, Alejandro Collia. Por los gremios hubo dirigentes de las asociaciones de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) y de Aviadores de Austral (UALA); de los técnicos de APTA; de los trabajadores de mostrador de APA y de los jerárquicos de UPSA, entre otros. Por separado luego se desarrolló un encuentro del mismo nivel con la Asociación de Aeronavegantes (AAA), que no integra el bloque de sindicatos aeronáuticos.

Para la línea de bandera la principal preocupación, además de salvaguardar la salud de su personal, fue el sostén de las actividades con dotaciones mínimas de personal garantizadas en momentos en que se generalizan las cancelaciones de reservas y se suprimen servicios por parte de autoridades tanto de países emisores como receptores de los vuelos. También Ceriani insistió en la necesidad de asegurar la repatriación de argentinos en zonas consideradas de riesgo por el coronavirus.

En el caso de Aeronavegantes, el titular del gremio, Juan Pablo Brey, explicó que se puso de relieve “el modo de continuidad de los vuelos a las zonas más afectadas”.

“Recibimos el compromiso de la cartera de Salud de indicar inmediatamente que se aísle cualquier caso sospechoso a la llegada a Ezeiza, sin permitirle continuar a su destino final en el interior y evitando que traslademos potenciales casos en nuestros vuelos”, amplió el dirigente.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario