Se apela, otra vez, al voto silencioso

Política

A dos días de terminar el año parlamentario, el gobierno no deja de sorprender en el Congreso. A los problemas que tuvo en las últimas semanas por intentar forzar leyes conflictivas les sumó ahora el envío del acuerdo de renegociación del contrato entre Aeropuertos Argentina 2000 y el Estado. Todo a último momento y con la pretensión de que la Comisión Bicameral que atiende esos casos lo despache hoy y eventualmente el recinto lo apruebe mañana sobre tablas. Así, no se complicaría el acuerdo entre la Casa Rosada y Eduardo Eurnekian por el que el Estado se hace cargo de un porcentaje de las acciones del operador aeroportuario a cambio de la acreencia que tiene por cánones impagos.

De esa forma, se garantizaría, además, el gobierno que el pliego se apruebe sin tener que pasar por el complicado recinto de Diputados, donde el contenido de ese acuerdo, aunque sea aprobado, debería sufrir una autopsia colectiva en manos de la oposición. Esa fue la razón por la que la Casa Rosada se negó en otras ocasiones a que los recintos debatieran los acuerdos de renegociación con privatizadas, dejando que finalmente quedaran aprobados por sanción ficta -es decir que si a los 60 días de ingresado un acuerdo el gobierno no lo debate en alguna de las dos cámaras, éste queda automáticamente aprobado-, sin mayor repercusión pública.

En esta ocasión, el plazo de vencimiento operaría el próximo 13 de febrero: sería imposible que antes de esa fecha la Cámara de Diputados volviera a reunirse, por lo que ese trámite puede darse por concluido.

  • Cuestionamientos

    El problema para el gobierno es que el acuerdo con AA 2000 tropezará en su primer día en el Senado con los mismos senadores radicales que le cuestionaron en los últimos días el pago en bonos por $ 598 millones que se pretendió hacer a los integrantes del ex Grupo Greco, por una deuda que el Congreso cuestiona, y los mismos que investigan la expropiación de los terrenos y edificio del ex Hospital Ferroviario al sindicalista José Pedraza, hoy en marcha también en el Senado.

    Uno de ellos, el jujeño Gerardo Morales, presidente además de la Comisión Bicameral de Seguimiento de las Facultades Delegadas al Ejecutivo -cuerpo que debe analizar el acuerdo-, adelantó ayer que bloqueará por «bochornoso» el intento oficial de aprobar en última sesión del año y a las apuradas la renegociación del contrato de aeropuertos.

    El propio Morales, que además preside el comité nacional de la UCR, relató ayer que el gobierno le envió a su comisión el viernes pasado «un total de 33 cuerpos de expedientes, sobre los que aún no tenemos ni idea del contenido. Es imposible estudiarlo en tres días».

    El acuerdo que el gobierno quiere apurar desde hoy comprende la decisión ya anunciada por la que el Estado toma parte de las acciones de Aeropuertos-Argentina 2000 en compensación por las deudas que mantiene el concesionario y no introduce cambios en la dolarización de las tarifas.

    Todo el acuerdo está plasmado en la Carta de Entendimiento que firmó la Unidad de Renegociación con AA 2000 el 23 de agosto de 2006. Allí se establece, entre otros puntos, que:   

  • «El concesionario mantendrá la suspensión de los trámites... relacionados con todos los reclamos, recursos y demandas entabladas o en curso contra el Estado nacional», ya sea en nuestro país, tribunales extranjeros o arbitrales, como el caso del CIADI.

  • Dentro de los 10 días de ratificado el acuerdo de renegociación, AA 2000 deberá « desistir de todos los reclamos, recursos y demandas entabladas o en curso contra el Estado».

  • El canon que paga el concesionario pasaráa ser variable de acuerdo con la cantidad de pasajeros que transiten -como acordaron en su momento con Eduardo Duhalde- y en pesos.

  • Se deja sin efecto la garantía de inversiones vigente que se reemplaza por una garantía que anualmente deberá constituir AA 2000 por 50% de las obras comprometidas.

  • La empresa controlada por Eduardo Eurnekian acepta mantener el Aeropuerto Jorge Newbery en su actual ubicación.

  • AA 2000 entregará en pago de la deuda que el concesionario mantiene con el Estado: 22,96% del saldo afectando 7% de la recaudación de los aeropuertos por tasas; 18,61% mediante la «entrega obligaciones negociables convertibles en acciones ordinarias diferenciadas» y el equivalente a 58,43% de la deuda en acciones preferidas de AA 2000 SA rescatables, convertibles en acciones ordinarias diferenciadas. Con esa transferencia, el Estado pasa a formar parte de la sociedad controlante del sistema nacional de aeropuertos.
  • Dejá tu comentario