Congreso: oficialismo, con seis semanas para sellar paquete económico y blindar agenda

Política

El kirchnerismo quiere terminar las sesiones ordinarias -finales de noviembre- con la sanción de ley de gastos para el año próximo, el impuesto a la riqueza -o "aporte solidario"- y el perdón de ANSeS a provincias, entre otros temas. Dudas sobre filtración de pedidos en la bancada del Frente de Todos en la Cámara baja. El Senado avanza a toda máquina.

En medio de un más que complejo panorama -de todo tipo-, el Frente de Todos intentará dar una señal de tranquilidad desde el Congreso: apurar las leyes clave del paquete económico 2021 -Presupuesto, impuesto a la riqueza o “aporte solidario”, perdón de ANSeS a provincias, entre otras- antes que finalice el período de sesiones ordinarias -fin de noviembre próximo- con el objetivo de blindar la agenda del Gobierno y evitar fisuras no sólo hacia el exterior, sino para despejar dudas dentro de la propia bancada kirchnerista.

Con el Senado descartado por el empuje de votos y mayoría que disfruta Cristina de Kirchner, el problema principal transcurre en Diputados, donde el Gobierno debe convencer a aliados cada vez más afines al Frente de Todos, pero que aprovecharán la primera ley de gastos presentada por el Ejecutivo para entregar interminables y millonarios petitorios de fondos. También lo hacen los propios legisladores oficialistas en enlace con gobernadores e intendentes, con solicitudes poco escuchadas por Máximo Kirchner y Cristina Álvarez Rodríguez. A ello se le suma la escasa intervención de la Jefatura de Gabinete, y recepciones de protocolo desde el Ministerio del Interior o incluso la propia Presidencia.

De allí la estrategia que aplica del presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, para amortiguar tensiones al menos desde Diputados y sostener el delicado diálogo con la oposición macrista que coordina el radical Mario Negri. Otro tema no menor: se vence el protocolo de trabajo virtual, y la discusión judicial e ideas desde el kirchnerismo más férreo podrían dinamitar la convivencia legislativa. Las próximas 48-72 horas serán definitorias.

El primer paso del plan a seguir estaría asegurado mañana, con la comisión de Presupuesto que maneja Carlos Heller y el intento de dictaminar la ley de gastos para el año próximo. Anoche, la web oficial no mostraba la reunión informada por el legislador en la agenda de comisiones. Si el vendaval de pedidos excede la viabilidad del despacho, el mismo podría demorarse un corto tiempo.

Además, en la Cámara baja ya está firmado el impuesto a la riqueza -pese a la insistencia de Heller con respecto al “aporte solidario”- y la definición de lo que ocurra con el protocolo virtual marcará los tiempos de este combo legislativo. El plan del kirchnerismo es tener aprobado todo esto a fines del corriente mes y dejarle servido al Senado la acción de volver a dictaminar y sancionar las leyes en cuestión.

Por su parte, el Senado continúa a toda máquina con el sendero político y judicial que traza Cristina de Kirchner. El viernes pasado, y pese a idas y vueltas del propio bloque, se decidió avanzar con el dictamen de la iniciativa que clave en la agenda económica -y de votos- para el Presupuesto 2021: el de “Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) del Sistema Integrado Previsional Argentino”.

El texto, que ya cuenta con la aprobación de Diputados, activa una especie de perdón a provincias -ya arreglado entre Casa Rosada y casi todos los gobernadores- por deudas con el organismo, pero además involucra modificaciones de flujos y asistencias de la Administración Central y el Tesoro para cumplir con los vencimientos de la Reparación Histórica, tras el agotamiento de recursos generados por el último blanqueo. Por ello es que se pretende evitar la venta de activos del FGS.

La iniciativa también instruye al Ejecutivo para que la ANSES negocie un mutuo “en un plazo 90 días” con las provincias, siempre y cuando éstas quieran. También se permitirá reconvertir dicho acuerdo en un bono con vencimiento a “mediano plazo” -se mencionaron de cuatro a siete años, pero la decisión quedará en manos del Ejecutivo- bajo los siguientes parámetros: “montos del acuerdo”; “plazo” de ocho meses a contar desde la suscripción del acuerdo -es decir, luego de firmar el mutuo-, aunque el Ejecutivo podrá ampliar el plazo; “amortización”; e “intereses”, con tasa Badlar -Bancos Privados- aplicable para depósitos a plazo fijo de más de un millón de pesos de 30 a 35 días.

El trabajo en comisiones también continuará en la Cámara alta. Por caso, la comisión de Acuerdos que preside la camporista Anabel Fernández Sagasti realizará un encuentro virtual para subir la categoría de diplomáticos de carrera y la designación de dos embajadores políticos. La semana próxima habrá un raid de audiencias públicas para tratar un ramillete de pliegos judiciales que interesan al Frente de Todos.

Dejá tu comentario