Sin Béliz, Congreso dilata plan Blumberg

Política

Los diputados no avanzarán con ninguno de los proyectos de ley sobre seguridad hasta que Gustavo Béliz se haga presente en el Congreso y explique el plan integral que elabora el gobierno y dé su opinión sobre las leyes actualmente en trámite. De esta manera queda frenado, por ahora, el debate sobre el petitorio llevado al Congreso por Juan Carlos Blumberg, aunque en la Comisión de Legislación Penal continuará el análisis de los proyectos, los que, según se anunció, sufrirán modificaciones.

La bronca en la Cámara de Diputados comenzó por el radicalismo. Al día siguiente de la marcha convocada por Blumberg, que reunió unas 200.000 personas en la Plaza de los Dos Congresos, la UCR y algunos partidos como el ARI reclamaron la presencia del ministro de Justicia en Diputados para que diera el parecer del gobierno sobre el petitorio de leyes presentado por el padre del joven asesinado.

• Silencio

El PJ, si bien ya estaba de acuerdo, guardó silencio hasta el viernes pasado. Ahora, todos los diputados de esa bancada, en especial los bonaerenses, reclaman que Béliz concurra para explicar el plan de seguridad nacional del gobierno, que se presentaría hoy. De no hacerlo el ministro, los peronistas ya les hicieron saber a los radicales que estarían dispuestos a dejar que ganara una moción de la oposición para interpelar a Béliz en el recinto de sesiones. ¿Qué pasó, entonces, dentro del PJ, entre la marcha y el último viernes?

Tras la presión de los 200.000 convocados en la plaza, los diputados prefirieron ir en sintonía con el pedido de
Blumberg, sin tener claro si con eso estaban obrando a favor o no de las pretensiones del Ejecutivo. Decidieron sesionar el miércoles siguiente, como una muestra de actividad a la sociedad, pero dieron una señal clara: sólo convirtieron en ley un proyecto para endurecer penas a quienes delinquen utilizando armas, que fue precisamente enviado por el Ejecutivo.

Pero durante la semana siguiente comenzaron a escuchar declaraciones de
Béliz, Aníbal Fernández y la propia Cristina Kirchner que no iban, necesariamente, en la misma línea que el petitorio de Blumberg.

• Protestas

Los mismos diputados kirchneristas, encabezados por el santacruceño Eduardo Arnold, comenzaron a protestar contra el bloque, por haber permitido que la iniciativa en materia de leyes por penas más duras quedara en manos de Carlos Ruckauf y Jorge Casanova, y contra la Casa Rosada por el silencio que mantenía en el tema.

La presión interna en el PJ siguió subiendo por las dilaciones en conocer al menos los lineamientos básicos del Plan de Seguridad Nacional. Se decidió, por lo tanto, esperar a que el gobierno ultime los detalles de ese plan y después continuar. Oficialmente se explicó que la idea es no superponer iniciativas legislativas con lo que pueda enviar el gobierno al Congreso.

Pero además quedó una sensación amarga en los pasillo de Diputados después de la última sesión hace casi 15 días. Los legisladores sintieron el impacto de la gente que los abucheaba en la plaza porque no sesionaban; de
Blumberg, que dijo que el Senado había trabajado con más seriedad; y del gobierno, que no parecía de acuerdo con lo que estaban votando.

Dejá tu comentario