Tarjetas: acuerdo para débitos con acreditación inmediata (dudas por comisión)

Política

Legisladores del oficialismo y la oposición coincidieron en separar los dos proyectos en discusión y dar prioridad a pagos inmediatos a proveedores.

Las comisiones de Finanzas -comandada por la legisladora oficialista Fernanda Vallejos- y de Comercio de Diputados dieron comienzo ayer a la discusión de dos iniciativas relacionadas con transacciones realizadas a través de tarjetas. Una tuvo un consenso generalizado para ser dictaminada en el corto plazo: la que obliga la “acreditación inmediata en la cuenta del receptor del monto de compras realizadas con tarjeta de débito en comercios minoristas, mayoristas, pymes, o de cualquier rubro que realicen operaciones con este medio electrónico, al igual tiempo que el sistema debite los mismos del consumidor que la haya efectuado”.

Según consta en el proyecto del diputado kirchnerista Carlos Ponce, la adecuación “no deberá influir en los costos de las comisiones, ni de transacción, ni de alquiler en los sistemas de captura de transacciones”. “Es muy importante que abordemos situaciones como éstas. Sobre todo, en un mundo que va hacia un manejo de dinero virtual y se aleja del manejo de dinero en efectivo. No hay razones técnicas que justifiquen la demora en la acreditación del dinero, por eso estamos de acuerdo con la iniciativa”, señaló el radical Atilio Benedetti.

Durante el plenario que manejó Vallejos de manera ordenada expusieron representantes de la comisión de Economías Regionales de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, la Confederación Económica de Buenos Aires, la Federación de Almaceneros bonaerense, y la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines de Argentina. Todos dieron aval para empujar lo más rápido el tema.

“Todos los negocios que operan con tarjetas de débito en el país deben esperar 48 horas hábiles y hasta, a veces, muchos días más para percibir los montos debitados, a su vez que al consumidor se le debitan a los pocos segundos”, argumentó Ponce en su iniciativa, que es acompañada por otros diputados.

Por otra parte, los legisladores agregaron: “Esta situación de pandemia no ha hecho más que empeorar la situación económica y financiera, afectando mucho más a las pymes y medianos emprendedores. La Ley 27253 y sus modificatorias tratan de incentivar el uso de pagos electrónicos devolviendo un porcentaje del IVA como incentivo para el uso de estos medios. En la realidad se puede apreciar que los comercios, al deber esperar este tiempo para hacerse de los fondos, comienzan en la práctica a diferenciar de precio entre efectivo y débito desalentando el uso que se intenta fomentar”.

En otro tramo de los fundamentos, los legisladores manifestaron: “El Banco Central de la República Argentina ha implementado distintas acciones y planes tendientes a actualizar los medios de pagos para estar acorde con los tiempos que corren y a la constante aparición de nuevas tecnologías. Hay sistemas electrónicos como los Pagos DEBIN, Billetera Electrónica, Botón de Pago, POS Móvil, Mercado Pago, y otros, todos instrumentados por el BCRA que demuestran que los sistemas ya están adaptados para la acreditación inmediata de los fondos que se debitan, en las cuentas de los comerciantes receptores de los mismos”.

La segunda iniciativa que se puso en discusión, presentada por el también oficialista Ariel Rauschenberger y que reflota discusiones de años anteriores, es la que trata sobre las comisiones de las tarjetas. El texto en cuestión busca imponer al “emisor de tarjetas de compra y crédito” la imposibilidad de “efectuar descuentos ni aplicar cargos, por todo concepto, superiores a un 1,5% sobre las liquidaciones presentadas por el proveedor”.

Para las tarjetas de débito bancario, “dicho porcentaje máximo será del 0,5%”. En otro tramo del texto se deja claro que “la acreditación de los importes correspondientes a las ventas canceladas mediante tarjetas de crédito o débito se hará en un plazo máximo de dos días hábiles”. Por último, se resalta que “para las transacciones realizadas con tarjetas de crédito y débito a través de micro, pequeñas y medianas empresas cuyos niveles de facturación anual en ningún caso superen el máximo establecido para dicha categoría, el porcentaje máximo para la aplicación de cargos será del 0,3%”. El plazo de acreditación también será de dos días hábiles.

Como las emisoras de tarjetas firmaron años atrás un acuerdo con el Estado para bajar aún más las comisiones, algunos consideraron que acoplar esta ley junto a la de acreditación inmediata de débitos podría trabar el trámite legislativo, por lo que podría quedar en observación para otro momento. El lunes próximo continuará el plenario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario