Telerman desaloja a ibarristas de Banco

Política

Jorge Telerman avanzará en los próximos días en la nueva conformación del directorio del Banco Ciudad de Buenos Aires, que preside el kirchnerista Eduardo Hecker.

Elisa Carrió ya propuso candidato para que el ARI intervenga en la conducción, mientras que el Gobierno porteño quiere dejar una silla para un candidato de la CGT, que reemplazaría al actual representante de la CTA en el directorio.

La entidad tiene actualmente dos vacantes en la conducción que se compone de seis directores, el presidente y el vice, pero también se designa al síndico.

Dos de las sillas del directorio quedaron sin cubrir desde que asumió la nueva conducción tras las elecciones porteñas de 2003, pero la intención -más que de Telerman, de su ministro de Hacienda, Guillermo Nielsen- sería renovar todo y reservarse la mayoría de los cargos, 5.

La decisión final, sin embargo, la tiene la Legislatura porteña, donde Telerman apenas acuña por el momento cuatro votos y condicionados: del socialismo al que le dio un ministerio, el de la única ibarrista sobreviviente, Laura Moresi, y el del kirchnerista independiente, Julio De Giovanni (Partido de la Ciudad). Esa es la cuenta que hacen en la trastienda del gobierno de Telerman, donde saben que el kirchnerismo por ahora no actúa como oficialismo. Confeso, por lo menos.

Nielsen le ha pedido a Telerman un cambio en la política de la entidad crediticia y que arriben al directorio «cuadros técnicos, personas que conozcan de bancos, no que lleguen a aprender».

Para empezar, Telerman ya ha dicho que rechazaría la permanencia del ibarrista Pablo Maggioli, actual vicepresidente, pero el funcionario se niega a presentar su renuncia. El jefe de Gobierno hará valer el artículo de la carta orgánica que dice que «cuando jura el jefe de Gobierno....» tiene un plazo de 120 días para enviar los pliegos de los directores propuestos a la Legislatura (ya pasaron unos 60 días).

En principio la idea del equipo de Nielsen habría sido ocupar con gente propia la mayoría de los puestos, y reconocer una representación al macrismo y otra al ARI. El problema es que la Comisión de Presupuesto -una de las cuales por donde tienen que pasar los pliegos propuestos- la conduce el kirchnerismo y es difícil que el trámite pudiera acelerarse sin que exista un estímulo para la tarea. De ese modo, aceptó Nielsen que el bloque Frente para la Victoria tenga sus propios representantes. Después de todo, podría decirse que es el bloque más numeroso del recinto, ya que el primer puesto lo ocupa la interbancada macrista (Compromiso para el Cambio, Recrear y Juntos por Buenos Aires).

En general, en los organismos descentralizados se respeta la proporcionalidad política. Así se lo explicaron a Nielsen, además de aclararle que otro de los aspectos es mantener el cupo femenino.

  • Pendiente

    Por eso, el economista ya aceptó la integración de otros colores en el directorio del Ciudad, aunque queda pendiente saber si Telerman, tal como lo vino anunciando, reenviará el pliego de Hecker para que siga en su puesto.

    La Legislatura, además, tiene que realizar un proceso que no es rápido. Primero llegan los antecedentes de los candidatos a la comisión de Etica y a la de Presupuesto, se analizan y se convoca a una audiencia pública para ver si hay objeciones y después se vota en el recinto. Si hay acuerdo, el trámite podría resolverse en un mes. Es decir, si el acuerdo provoca los votos de la mayoría para las designaciones.

    Actualmente, además de Hecker y Maggioli, integran el directorio Enrique Arceo (CTA), Elba Castagno (Ibarra), Néstor Grindetti ( Macri) y Carlos Weitz (Hecker).

    Telerman le ha prometido a la ex secretaria de Hacienda Marta Albamonte que ocupará una silla en el directorio del Ciudad, por lo cual la propondría como candidata.

    Además, el gobierno ya recibió la propuesta del ARI para que se designe a Rubén Lo Vuolo en representación del bloque que preside Fernando Melillo.

    En el plantel, le corresponderá un integranteal kirchnerismo, mientras que el macrismo solicitó la continuidad de Grindetti y aspiraría a otro puesto más, en función de los 22 legisladores de interbloque PRO, algo que podría pelear el kirchnerismo considerando que el macrismo puro contiene a nueve diputados y el oficialismo a catorce, mientras el ARI reporta 11. Nielsen quiere en cambio 5 directores propios y dentro de ese grupo al presidente.

    El resto de las designaciones quedaría para las propuestas que haga Nielsen -quizá Leonardo Madcur quien reviste sin asignación fija actualmente en el Ministerio de Hacienda porteño-.

    Pero, a pesar del carácter de los puestos, «técnicos», las designaciones estarán sujetas a los acuerdos políticos, ya que en definitiva todos los candidatos deben asegurarse con los votos de los diputados de la Ciudad.

    Por ejemplo, cuando los legisladores escucharon la intención de darle un lugar a la CGT, enseguida retrucaron: «¿Y cuál es el bloque de Moyano en la Legislatura?», haciendo referencia a que tampoco Telerman goza de mayoría para demasiadas pretensiones.

    Con la decisión final de los legisladores, por el momento, estaría asegurada la silla para Albamonte, para Lo Vuolo y Grindetti.
  • Dejá tu comentario