Telerman: "No votaré al que me quiere destruir"

Política

Jorge Telerman espera ser reelecto el próximo 3 de junio y dice ser víctima de una persecución. Quiere pasar a la historia consiguiendo la autonomía completa de la Capital Federal y vender el ex Mercado del Plata para hacer un centro cívico en Pompeya, si es que logra renovar el cargo que ocupa desde marzo de 2006, cuando reemplazó al destituido Aníbal Ibarra. Sobre su proyectos y la relación con sus nuevos aliados y el gobierno nacional, Telerman conversó con este diario en su casa reciclada de Palermo Viejo.

Periodista: No le pregunto por las facturas de Sol Group ni por su no título de licenciado. Ya dijo que es «campaña sucia».¿Cree que habrá más?

Jorge Telerman: Sin duda. Son costumbres kirchneristas, en el caso específico de Alberto Fernández, estas acciones están calcadas de 2005, se lo hicieron a Enrique Olivera (hoy candidato a vice de Telerman), pero no son eficaces. La gente se preocupa de otras cosas, después juzgarán si soy eficaz para gobernar, espero que sí. Yo no espero cosas buenas de esa gente.

P.: ¿Eso incluye a Néstor Kirchner?

J.T.:
En todo caso me gustaría que el Presidente interviniera en algo que sucede en su gobierno.

P.: Entonces ¿no vota a los Kirchner?

J.T.:
Octubre viene después de junio, mi coalición representa distintos sectores y mi compromiso es decirlo después de junio. Es evidente que nadie vota a favor de quien lo quiere destruir.

P.: ¿Se imagina esa relación con el gobierno en caso de que acceda a un nuevo mandato?

J.T.: No... Yo creo en las instituciones y sé que finalmente prevalecen, en la medida que gobernemos mujeres y hombres que las hagamos valer. Porque además los climas de persecución, los usos personales y abusos del poder dañan la totalidad del sistema y terminan perjudicando a los responsables de eso.

P.: En ese gobierno imaginario de su reelección ¿qué papel ocuparían Elisa Carrió y Patricia Bullrich?

J.T.: ¿En el gobierno propiamente dicho? No. Ninguno en términos de responsabilidades, de cargos. Yo quiero conformar un espacio de gobierno en el que las fuerzas políticas que lo integran sean también mecanismos de control, auditoría y rendición de cuentas de los actos de gobierno. Porque eso es lo que perdió hace décadas la Argentina, lo que tienen esos países que nos gustan a los que siempre quisimos parecernos.

  • El futuro

    P.: ¿Esa coalición tendrá una expresión en octubre?

    J.T.: Nunca se conversó. No hay un proyecto en este espacio sobre octubre. Sí, hay distintos sectores, el Partido Socialista, estuve en el congreso del PS brindando un apoyo contundente a mi candidatura, hay sectores del radicalismo, del peronismo.

    P.:¿Qué le gustó más de este corto mandato?

    J.T.: Haber demostrado y haberme demostrado a mí mismo que puedo gobernar. Para gobernar es imprescindible no improvisar, ésa es una característica de las democracias desarrolladas. Y pude gobernar en el momento más difícil que tuvo la Ciudad de Buenos Aires en décadas, como fue la destitución de Aníbal Ibarra. Estoy contento en estos 13, 14 meses no sólo haberle devuelto gobernabilidad sino acción al gobierno.

    P.: ¿Esa Policía no será otro conflicto con el gobierno nacional?

    J.T.: La vida es un área de conflicto en la medida en que uno decide ser libre. Nosotros tenemos que resolver los problemas de transporte, de seguridad. Sin duda es un conflicto. Para eso se necesitan gobernantes con respeto y convicción, y diálogo paro plantarse y decir no, esto es así.

    P.: ¿Va a exigir coparticipación?

    J.T.: Claro.

    P.: La pelea por la autonomía plena...

    J.T.:
    Sí, va a ser histórica y otro de los hitos de mi gestión.

    P.: Quiere que la Ciudad sea provincia.

    J.T.: Sí, es una cuasi provincia, exactamente, pero seguirá siendo, claro, asiento del gobierno nacional. Será un honor.

    P.: ¿Qué no pudo hacer?

    J.T.:
    Me hubiera gustado avanzar más en la peatonalización del microcentro.

    P.: ¿Y qué pasó?

    J.T.:
    Estamos ahí, pero el absurdo de la falta de autonomía hace que no podamos decidir ni por dónde pasa el colectivo. Es ridículo y los mayores defensores de la Ley Cafiero se sonrojan porque el secretario de Transporte tiene que decidir entre los radares y los recorridos de colectivos.

    P.: ¿Y el proyecto de la Plaza de Mayo?

    J.T.: Es que la puesta en valor estético no es el eje, sino la peatonalización. Es el proyecto orientador, pero girando alrededor de lo que sí estamos todos de acuerdo, de peatonalizar la zona, no es cambiar la plaza, hay que dejarla y ponerla a tono.

    P.: ¿Alguna obra en particular que quiera hacer?

    J.T.: Ordenar el tránsito, la autopista ribereña, descentralizar las terminales de transporte, sacar Retiro y ponerlo en el Sur, sacar los camiones y micros de larga distancia, las tres nuevas líneas de subtes, el traslado de la administración a un centro cívico.

  • Subtes

    P.: ¿En Pompeya?

    J.T.:
    Me gustaría en Pompeya. Sí, ahorallega el subte y es una locura hacer trámites en el microcentro. Nos pasa sólo a nosotros que por la misma puerta que entran embajadores se hacen trámites. En cuatro años a esta Ciudad la ponemos en ese lugar, en el conjunto de grandes capitales como en 1910.

    P.: No teníamos subte.

    J.T.:
    Es cierto, recién empezábamos a construirlo, fue ejemplar en tener la primera línea de subte. El resto son políticas de eslogan, poner plata en el Sur, la inversión hay que hacerla en serio. Poner el Palacio Municipal allí. Un gran centro cívico, el modelo de Washington, dos o tres manzanas, las grandes ciudades hicieron eso.

    P.: ¿Con qué recursos?

    J.T.:
    La venta de los edificios absurdos que tenemos hoy en las zonas más caras de Buenos Aires, como el Mercado del Plata, debe ser el metro cuadrado más caro del país y lo tenemos para ir a pagar boletas. Esas cosas... La venta de edificios sin valor histórico como ése cubren holgadamente el desarrollo en la zona sur con el metro cuadrado muchas veces más bajo que esos edificios que aparte carecen de funcionalidad.

    P.: ¿Y si pierde?

    J.P.:
    Seguiré siendo alguien involucrado en la política como lo he estado siempre. Me dedicaré a señalar las malas cosas que harán mis sucesores.

    Entrevista de Patricia García
  • Dejá tu comentario