20 de noviembre 2001 - 00:00

Un discurso de Powell alimentó más las esperanzas palestinas

Jerusalén - El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, recibió apoyos en el mundo árabe cuando criticó a la «colonización israelí» e instó a la necesidad de aceptar «un Estado palestino viable», en un discurso dado ayer en la Universidad de Louisville, de Kentucky.

Sin embargo, también los israelíes encontraron motivos de acuerdo cuando el estadounidense pidió «esfuerzos de los palestinos para acabar con la violencia y el terror», aunque, claro está, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, no puede aplaudir un discurso que llama a la interrupción inmediata de las construcciones en los asentamientos judíos.

La iniciativa anunciada por Powell, en medio de otra jornada de violencia en Medio Oriente, que supone una mayor intervención diplomática de EE.UU. en el conflicto de Medio Oriente, recibió múltiples apoyos en el mundo, pero más tenues en Israel. Un experimentado comentarista político del Canal 2 israelí indicó que el plan de Powell para el Oriente Medio era de bajo perfil, «demasiado bajo para la complicada situación que reina en la región». En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Shimon Peres, indicó que el discurso de Powell «es importante y demuestra que los estadounidenses finalmente regresan a la región y comienzan a inmiscuirse en el conflicto».

«Por primera vez Estados Unidos dice que Israel debe acabar con la ocupación y por primera vez hablan de un Estado palestino viable», celebró el ministro de Asuntos Exteriores palestino, Nabil Shaat.

El objetivo principal de la «visión», tal como fue enunciada por el secretario de Estado, es el alcance de un cese de fuego en la región. Para ello, Powell anunció la creación de equipos de negociaciones con intermediación estadounidense.

«Tenemos la visión de una región en la que dos países, Israel y Palestina, viven uno al lado del otro, dentro de fronteras seguras y reconocidas», indicó Powel, volviendo a hacer referencia al Estado Palestino por su propio nombre.

«El líder palestino debe hacer un esfuerzo de 100% para terminar con la violencia y el terror y cumplir con los compromisos contraídos en anteriores acuerdos, de detener a los terroristas y confiscar las armas ilegales.» Powell especificó que ve la necesidad de que Israel congele las construcciones en los asentamientos: «Los asentamientos israelíes socavaron la confianza palestina y las esperanzas de una paz verdadera». También describió, en dos oportunidades, que la presencia israelí en la Ribera Occidental y Gaza era una ocupación, que «Israel debería terminar».

El pronunciamiento de Powell dio motivos a ambas partes para encontrar disidencias. Los palestinos encontraron escasa especificación de las medidas que tenían que implementarse. Powell no habló del eventual envío de observadores internacionales ni de cuándo deberían desactivarse los asentamientos. Tampoco mencionó la división de Jerusalén ni el derecho de retorno de los refugiados árabes.

El presidente
George W. Bush enviará a negociar a dos personas de relativo bajo rango y poca experiencia, William Burns y Anhony Zinni, lo que no garantiza que logren hacer lo que el ex presidente Bill Clinton y Denis Ross no pudieron.

Dejá tu comentario

Te puede interesar