Cruje la pax salarial: filiales de UOM se rebelan y demandan aumentos de emergencia

Política

Las seccionales de Santa Fe, Córdoba y La Matanza se despegaron de la parálisis del gremio nacional y reclamaron pagos extraordinarios.

La parálisis de las negociaciones salariales pactada tácitamente por el sindicalismo y las cámaras empresarias durante la cuarentena comenzó a crujir. Al menos tres seccionales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) enviaron cartas formales a las fábricas de sus respectivos distritos para reclamarles una recomposición salarial a cuenta de la paritaria que venció en abril. Se trata de las filiales de Santa Fe, Córdoba y La Matanza, que a espaldas de la conducción nacional de UOM optaron por esa vía ante la falta de novedades respecto de la negociación general.

Ayer la seccional Santa Fe, que conduce José Ortiz, se dirigió a las compañías metalúrgicas de la provincia mediante una nota en la que les solicita dar un aumento de sueldos de 20 por ciento “a partir del 1 de abril del corriente año a cuenta de lo que se resuelva en las paritarias correspondientes”. “Para vuestro conocimiento les hacemos saber que empresas del sector, sensibilizadas por la realidad socioeconómica que nos afecta, en un gesto solidario ya han efectivizado lo solicitado”, añade la carta.

El viernes había hecho lo propio la filial de Matanza, a cargo de Hugo Melo, quien mantiene severas diferencias con la conducción nacional de Antonio Caló. El pedido consistió en una suba no remunerativa de 4 mil pesos (el mismo monto que el gobierno de Alberto Fernández ordenó aumentar por decreto en todos los salarios del sector privado antes de la pandemia) “como adelanto paritario” o bien el pago de un bono “por única vez” de 10 mil pesos.

En la carta Melo apela “a la solidaridad” y llama “a la reflexión” a los empresarios del rubro “viendo el descontrol de precios” que se produjo incluso en un contexto de cuarentena “y ante la ausencia de negociaciones paritarias”. También destaca que el salario básico en la actividad “se encuentra por debajo de la canasta total” de bienes y servicios que separa de la pobreza. Días atrás el dirigente confrontó en público con Caló por una supuesta falta de atención de la obra social nacional (Osuomra) a afiliados del distrito.

La UOM de Córdoba, que lidera Rubén Urbano, había dado el primer paso la semana pasada al reclamarles a las empresas de la provincia el pago de un bono extraordinario de 10 mil pesos no remunerativos” luego de la liquidación de los aguinaldos, con el objetivo de “mostrar un poco de solidaridad”, señaló una nota.

El gremio metalúrgico cerró el año pasado, tras varias revisiones, un aumento salarial que totalizó 47% entre abril y el mismo mes de 2020. En ese período la inflación acumulada fue de 45,6 por ciento. Sin embargo fue de los primeros sindicatos en acordar un esquema de suspensiones con salarios reducidos al 70% del bruto (de bolsillo fue 86%) para los trabajadores que no concurren a prestar servicios desde el inicio de la cuarentena. Fue en espejo –aunque con variantes- del acuerdo marco entre la Unión Industrial y la CGT, y que también siguieron otras organizaciones como Comercio, gastronómicos (Uthgra) y mecánicos (Smata), entre otras.

Además la UOM se vio sacudida ayer por el fallecimiento de un dirigente histórico, Gerardo Charadía, líder de la seccional Morón hasta 2016, víctima del coronavirus a sus 74 años. Mientras que el líder de la filial Campana, Abel Furlán, fue el primer sindicalista de relevancia nacional –y exdiputado- en ser diagnosticado positivo de Covid-19.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario