Viaje bala de Cristina a París sin Betancourt libre

Política

Un día y medio en París, con agenda ultraapretada, pero con un ojo -o quizá los dos-en la selva colombiana. El sábado, Cristina de Kirchner partirá, escoltada por una comitiva reducida, a Francia y se apartará por un rato de los sacudones del conflicto con el campo.

La agenda de la visita girará en torno de la misión humanitaria por la liberación de Ingrid Betancourt, pero permitirá, a pedido del gobierno argentino, incluir un asunto sensible a la Casa Rosada: la deuda de 6.500 millones de dólares que el país tiene con el Club de París.

Fuera de libreto, la Cancillería incorporó sobre la hora otro encuentro: la Presidente se verá, y quizá comparta un acto público, con el alcalde de París, Bertrand Delanoë, un político nada convencional, que fue reelecto con casi 60% y despunta como presidenciable socialista para 2012.

Pero la cita fuerte será al mediodía, almuerzo mediante, con Nicolas Sarkozy. El presidente francés instaló en su temario político, con rango de asunto de Estado, interceder para que las FARC den por terminado el cautiverio de Betancourt.

Contra reloj, Sarkozy se mueve con ese propósito. De hecho, ayer aterrizó en Bogotá un avión enviado por el gobierno francés para participar del operativo. Sin embargo, las FARC anunciaron que es improbable una «pronta» liberación de la ex candidata presidencial. (Ver nota en pág.19.)

  • Garante

    El mandatario francés busca aliados en Latinoamérica para agilizar el proceso en medio de versiones que advierten sobre el crítico estado de salud de Betancourt. Cristina de Kirchner estuvo entre los contactados por Sarkozy para que colaboren con la gestión.

    En gobierno relatan que el mandatario francés pretende que la presidente argentina intervenga en el operativo al punto de pedirle, incluso, que de ser necesario viaje ella misma a Colombia para actuar como garante. El martes, la Presidente expresó su disposición a colaborar.

    En su momento, Néstor Kirchner viajó a la selva colombiana para hacer una gestión similar, por expreso pedido de Sarkozy. Por entonces, el ex presidente no pudo cumplir la misión por -confesó el patagónico-la escasa predisposición de Alvaro Uribe.

    Con Betancourt como asuntoprioritario, la Presidente podría mantener un encuentro con los familiares de la secuestrada. En Francia viven su ex esposo Fabrice Delloye, y los hijos de ambos. No se descarta, aunque tampoco está confirmado, los vea unos minutos.

    Además, Cristina de Kirchner, o al menos el canciller Jorge Taiana -que regresa hoy de Bolivia para partir mañana a Francia-tendrían contacto con Daniel Parfait, que además de ser uno de los diplomáticos franceses que operan sobre América latina, está casado con Astrid, hermana de Ingrid Betancourt.

    Partaif es una de las vías de conversación fluida que el Palacio San Martín mantiene con París. Ayer se especuló que el diplomático francés se encontraba en Bogotá como parte de la misión humanitaria: la versión luego fue negada.

  • Análisis

    El otro nexo poderoso entre Buenos Aires y Francia es el canciller galo Bernard Kouchner, con quien Taiana se encontró en 2007. «Las relaciones bilaterales están en un muy buen momento» auspician en Cancillería.

    Desde marzo, está allí instalado el empresario Luis María Ureta Sáenz Peña, que reemplazó como embajador a Eric Calcagno. A su modo, con sutileza de diplomáticos, a Ureta Sáenz Peña lo suelen comparar con la representación que Alicia Castro tiene en Caracas.

    Tras el almuerzo con Sarkozy, del que participaría Kourchner, la Presidente se verá con el primer ministro Francois Fillon. Será con este funcionario con quien la comitiva argentina analizaría en profundidad el capítulo Club de París, que mantiene congelada inversiones europeas en la Argentina.Así como en 2007, en la previa de las presidenciales francesas, Cristina de Kirchner -por entonces senadora y primera dama-se fotografió con los dos candidatos, Sarkozy y, su competidora preferida, Ségolène Royal, en esta gira también se permitirá un encuentro con un socialista.

    Por la mañana, verá a Bertrand Delanoë, alcalde de París, que despunta como el potencial candidato presidencial del Partido Socialista francés para 2012. Delanoë acaba de ser reelecto, en marzo, con un volumen que envidiaría la Presidente: consiguió 57,7%.

  • Crisis

    Luego de la derrota en las presidenciales, el PS francés entró en una crisis de la que de a poco parece empezar a recuperarse y en la que toma fuerza la figura de Delanoë, un tunecino mudado a Francia en su adolescencia, que en 1998 reconoció ser gay.

    Su condición sexual lo convirtió, incluso en víctima de un ataque: en 2002, un homófobo lo apuñaló. Un año antes, había sido electo alcalde de París, convirtiéndose en el primer político de izquierda en conducir la capital francesa en un siglo.

    ¿Se verá, en algún aparte, con Ségolène Royal, la fallida candidata presidencial en la que Cristina veía a una doble europea? No son días felices para la dama: la cúpula del PS francés la apartó y hasta, en los fulgores de la campaña, vio destruirse su matrimonio.
  • Dejá tu comentario