Padres ausentes: papá no se hace cargo, ¿qué pasó y qué se puede hacer?

Salud

Reconocer al padre (con lo bueno y con lo malo) nos hace ir hacia nuestras metas y objetivos con mayor fuerza, confianza y seguridad.

El arquetipo del padre es el símbolo de la autonomía, el padre nos invita a cortar con lo infantil y animarnos a crecer, por eso se asocia el símbolo del padre al trabajar, proveer, producir y soltar.

El tatuaje que más se hacen las personas es "soltar", lo que por ahí no saben que esa palabra significa literalmente "no pude soltar a mamá y tomar a papá", cuando no aprendimos a soltar es porque nos faltó el arquetipo del padre real o simbólico. Podemos tener un papá presente, pero que no hace de padre porque quizás tampoco aprendido el arquetipo paterno. Al padre ausente, real o simbólico, lo buscaremos toda la vida, porque ese arquetipo está ligado a la valoración, a crecer y producir frutos.

Los patrones familiares nos llevan a repetir estructuras mentales y creencias que nos vienen a decir "lo que si podes y lo que no", dentro nuestro hay un niño que quiere ser reconocido por su papá, quiere que lo amen y lo quieran, al mismo tiempo ese reconocimiento nos lleva a una fidelidad de no ser mejor que nuestros padres, por lo cual nos puede llevar a cortar con nuestra abundancia.

Padres Hijos Peleas Chicos Niños.jpg

Por eso crecer implica revelarse y soltar esa dependencia emocional para animarnos a crear algo nuevo, animarnos a ser quienes queremos ser aunque no encajemos con los mandatos familiares, muchas veces esto genera estrés, porque el padre no quiere que su hijo lo supere, ni el hijo quiere superar al padre porque esto dejaría en evidencia su "desvalorización" y lo que no pudo ser o tener. Si yo logro lo que papá no pudo, siento culpa y entonces para evitar la culpa prefiero frustrarme o fracasar inconscientemente.

Esto sucede porque no pudimos soltar el arquetipo materno que nos lleva a la dependencia, al amor desde el depender. El símbolo del padre es el que nos invita a soltar esa dependencia que nos viene de la madre para invitarnos a valernos por nosotros mismos, esto genera la autoconfianza y ¡el amor propio!

Pero obviamente la madre no quiere soltar al hijo y entonces simbólicamente el padre se aparta, queda ausente, y ahí pensamos que el tema es que papá no se hace cargo, esto no es así, es la madre quien da lugar al padre, es la madre quien enseña al hijo a ver al padre y tomarlo.

La madre sabe que si da el lugar al padre ella "tiene que correrse" del dar y soportar el vacío para que el hijo aprenda a confiar en sí mismo, el tema es que si mamá tiene conflictos con su pareja "proyectará ese conflicto a su hijo", la madre enseña con el ejemplo a rechazar al padre, por eso aunque mamá nos diga "visita a papá, entendelo, es bueno", ¡el hijo no comprende eso! Lo único que hace es repetir el ejemplo conductual que la madre le enseña.

¿Cómo sano la ausencia del padre?

Entendiendo que, cuando queremos incorporar la figura paterna sentimos que estamos siendo infieles a Mamá. Porque cuando sentimos que no tenemos papá, que nos falta la figura paterna o que nos llevamos mal con papá, es porque claramente mamá no nos dio permiso para acercarnos a papá.

Cuando no conectamos con la figura de nuestro padre proyectaremos esa distancia con el mundo, nos costará socializar, conectar con el mundo exterior y lograr materializar nuestros objetivos.

dia del padre virtual.jpg

Reconocer a nuestro padre es tomar la vitalidad, la fuerza propulsora que nos ayudará a producir frutos, es el arquetipo que nos ayudará a tener éxito laboral y emocional. Reconocer al padre (con lo bueno y con lo malo) nos hace ir hacia nuestras metas y objetivos con mayor fuerza, confianza y seguridad.

Tenemos que entender que reconocer al arquetipo paterno no es "tener una relación buena con papá", si no vincularnos con la vida que nos viene a través de él, honrar la energía vital que nos vino de él y soltar "la historia amorosa que tuvo con mamá", porque muchas veces nos quedamos en el medio de la relación de pareja siendo fieles a mamá, porque papá quizás fue injusto con ella, tenemos que comprender que lo qué pasa entre papá y mamá es de ellos y soltar las emociones que mamá proyectó en nosotros por ser hijos de papá. Porque si mamá rechaza a papá, mamá rechaza esa parte también en nosotros, y ese rechazo es el que nos limita a crecer y lograr nuestras metas.

Temas

Dejá tu comentario