Política

Se demora proyecto de reestructuración de deuda: Gobierno busca consenso

El proyecto debía ingresar hoy, pero finalmente el Gobierno no lo enviará. Antes buscará acordar con la oposición. Se suspendió la visita de Lacunza al Congreso.

Finalmente, el Gobierno anunció que el proyecto de reestructuración de deuda no ingresará este lunes al Congreso como estaba previsto, sino que su entrada se demorará en función de la búsqueda de consenso entre la oposición. En consecuencia, también se suspende la visita del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, a la bicameral.

La decisión se tomó tras una reunión de la que participaron Lacunza, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el titular de Diputados, Emilio Monzó, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, el candidato a vicepresidene, Miguel Ángel Pichetto, y Sebastián García De Luca.

Allí afinaron la estrategia parlamentaria y descartaron la idea original que consistía en que el ministro de Hacienda se presentara el próximo miércoles a las 15 en el Salón Atrio, ante la veintena de legisladores que integran la comisión bicameral de seguimiento de la deuda, para defender el proyecto sobre la extensión de los plazos de los vencimientos de los títulos contraídos por personas jurídicas que fueron emitidos bajo normativa argentina.


Embed

Fuentes oficiales confirmaron a Ámbito que se puso "como objetivo central buscar consensos con la oposición antes de enviar la ley al Congreso". "Vamos a avanzar en reuniones con los referentes opositores parlamentarios para lograr acuerdos previos", añadieron.

Estaba previsto que el proyecto de renegociación de la deuda pública local anunciado por el Gobierno ingresará este lunes al Congreso de la Nación y que el miércoles Lacunza se presente en la Bicameral de Control de la Deuda. Todo esto quedó cancelado.

Con las negociaciones con la oposición estancadas, el oficialismo consideró que no estaban dadas las condiciones políticas para llevar a buen puerto la aprobación de un proyecto de envergadura que genera dudas y suspicacias en buena parte del arco político por el impacto que podría tener en la posición argentina respecto a sus compromisos financieros a futuro.

El propio jefe de la bancada del Frente para la Victoria en el Senado, Marcelo Fuentes, ya había adelantado en la mañana de este lunes que veía "muy difícil" el tratamiento de la iniciativa "en los términos de tiempo" planteados por el oficialismo.

"Hablé con los senadores del oficialismo y no tenían idea de qué se trataba lo que estaban anunciando en Casa de Gobierno", comentó el neuquino.

Dado este escenario, el oficialismo definió al menos una semana más antes de remitir el proyecto al Congreso, ya que la idea sería pulir la letra chica del texto con aportes de referentes económicos de la oposición, y de esa manera lograr que el camino de la iniciativa en el Congreso enfrente menos resistencias.

Lacunza ya había iniciado subterráneamente contactos informales con integrantes del equipo económico de los candidatos presidenciales Alberto Fernández y de Roberto Lavagna, y también con economistas cercanos al oficialismo como Carlos Melconian y Martín Lousteau.

Control de cambios

En el primer día de vigencia de las restricciones cambiarias, el ministro de Hacienda garantizó que los ahorros son "intocables" y destacó la reacción del mercado ante las nuevas medidas, en medio de un retroceso del dólar.

El dólar minorista se negoció a 53,32 pesos para la compra y 58,41 para la venta en el microcentro porteño.

Lacunza insistió en que los topes a la adquisición de divisas "no son las medidas que nos hubiera gustado tomar, son de emergencia".

Lacunza se mostró confiado en las nuevas medidas de control cambiario y aseguró que el Gobierno trabaja para "cumplir con el cuidado de los argentinos".

Al salir de una reunión de Gabinete en Casa Rosada, el funcionario dijo encontrarse "sereno, tranquilo" ante el difícil escenario económico, mientras reiteró que las medidas tomadas por el Gobierno son "incómodas".

"Son medidas incómodas, no son las que deseamos para la Argentina que todos queremos, pero son medidas de emergencia para evitar males mayores", sostuvo Lacunza.

Dijo que el Gobierno está "privilegiando las reservas para asegurar que los depósitos (en dólares) estén respaldados".

Consultado sobre la reacción de los mercados ante los anuncios oficiales, Lacunza respondió: "Vemos muy poco volumen, bajó $2,5 con respecto al cierre del viernes, considero que se va a mantener estable en este rango de precios porque es suficientemente alto y tiene colchón para absorber un shock o cualquier contingencia".

Ante la consulta sobre si las medidas fueron notificadas a la oposición, Lacunza lo confirmó pero negó que se hayan trabajado en conjunto: "No fueron consensuadas con la oposición, pero sí fueron informadas y compartidas; están a cargo del Gobierno, no hay un cogobierno".

El ministro de Hacienda fue el vocero del encuentro de ministros y aseguró que las medidas sobre el dólar se tomaron para "evitar el aumento de la pobreza".

El ministro afirmó que el Presidente lo instruyó en "cuidar las reservas para los más vulnerables", lo que significa" evitar que la suba del tipo de cambio se traslade a la inflación y eso genere "más pobreza".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario