Streaming: música y musicales se apropian de los contenidos

Espectáculos

Las plataformas exhiben un singular renacimiento de un género clásico que parecía en retirada.

La búsqueda de contenidos para las plataformas de streaming es tan incesante que redunda en una variada cantidad de géneros, entre los cuales se advierte el resurgimiento de los musicales en series y películas, así como la música o artistas como eje de la trama.

El estreno más esperado es “Matilda, el musical”, en diciembre en Netflix, basado en el éxito de Broadway de Tim Minchin y Dennis Kell, que se estrenó en Londres en 2011 y ganó 12 premios Olivier. Carlos Rottemberg compró los derechos de ese musical a pedido de su esposa (y llamaron a la última hija de ambos Matilda), y se estrenará en junio del año que viene en el Gran Rex con dirección de Ariel Del Mastro. Volviendo al musical de Netflix, se basa en el original de Roald Dahl de 1988 que llevó Danny DeVito a la pantalla grande y en esta versión tendrá a Emma Thompson como la temible directora Tronchatoro.

El último hit de Netflix es “The Playlist”, serie sueca sobre la historia de Spotify, centrada en su fundador, Daniel Ek, genio de la tecnología, quien logró superar las hazañas de Napster, eMule y The Pirate Bay, los primeros programas de descargas ilegales que transformaron la industria musical del siglo XXI. La serie oscila entre la biopic y el origen de esta aplicación que sorteó varias trabas hasta ser aprobada por el conflicto con los derechos de autor. También ofrece un panorama sobre el consumo y el negocio de la música.

En HBO puede verse “La extraordinaria playlist de Zoe” cuya protagonista tiene la rara capacidad de escuchar los pensamientos de la gente en clave musical, lo que deriva en situaciones disparatadas. “Fosse/Verdon” está basada en la vida del director y coreógrafo Bob Fosse y una de las mejores bailarinas de la época, Gwen Verdon, quienes se casaron, revolucionaron Broadway y la industria de los musicales. Como tantas historias de artistas que pasaron a la gloria, sus vidas personales estuvieron signadas por la inestabilidad emocional, los traumas y la angustia. La serie muestra los comienzos de los 70 cuando Fosse acababa de fracasar comercialmente con “Noches en la Ciudad” y sólo buscaba la manera de llevar adelante “Cabaret”, misión que lo ocupó hasta sus últimos días (luego haría “All That Jazz”, donde anticipó su fin). Protagonizada por Sam Rockwell y Michelle Williams, está en Disney Plus.

La serie de Netflix “Song Exploder” indaga en el desarrollo de canciones exitosas y muestra el proceso creativo de varios artistas como Dua Lipa, The Killers, Nine Inch Nails, Natalia Lafourcade, Alicia Keys, Lin-Manuel Miranda, R.E.M. y Ty Dolla $ign. Los interrogantes giran en torno a aquello que los inspira, los instrumentos que necesitan y el toque de distinción que hace de una simple canción un hit de reproducciones, consagración de artistas y venta de entradas a conciertos.

“The Get Down”, dirigida por Baz Luhrman, evoca los años dorados de la industria de la música en Nueva York en los 70 y ofrece un recorrido por los jóvenes del Bronx y el surgimiento del rap. Cuenta con la participación de MC Books, un artista de aquellos años que narra la historia en clave de rap. Puede verse en Netflix. En “Turn up Charlie” (Netflix), Idris Elba encarna a un DJ loser que intenta relanzar su carrera, mientras debe ocuparse de la hija de 11 años de un amigo. Es una comedia con toques musicales y humor.

También en Netflix, “Z4” es una serie brasileña que gira en torno a un manager de grupos musicales, José “Zé” Toledo, que en la línea de “Glee” y antes “Escuela de rock” recurre a la creación de una nueva banda para demostrar que todavía es capaz de encontrar jóvenes talentos y de paso brillar.

En “The Eddy” convergen la música y el drama, con exquisitas interpretaciones de jazz en bares con París como telón de fondo. Es un thriller atípico sobre el dueño de un club de jazz que se ve obligado a tratar con criminales mientras lucha por proteger su local, su banda y a su hija adolescente.

Dialogamos con algunos referentes del musical local.

Marcelo Caballero: “Las series musicales a veces subestiman al público o se van muy a lo adolescente. Pero hay varias a destacar como ´Crazy ex girlfriend´, satírica y desenfadada, ´Smash´, con una primera temporada muy bien escrita pero como no fue bien lanzaron la segunda con nuevo aire y derivó en un final abrupto y torpe. En la primera tenían profundidad los personajes, algo muy necesario para el musical. Aunque se crea que debe ser liviana es al revés, como decía Fosse, la música aparece cuando otros lenguajes no alcanzan. El mejor ejemplo de una buena serie y redondita es ´Fosse Verdon´, sobre el amor profundo entre ambos que les impedía separarse, es inteligente, está bien actuada y tiene un libro brillante”.

Mela Lenoir: “Trabajé en ´Go´ en Netflix y casi siempre a las series les meten música, creo que están bien producidas para ese público. Apunta al target 8 a 14 años, y son de muy buena calidad. Cuando son musicales para adultos, a veces para que funcionen llaman a gente famosa como desconociendo que hay gente tan formada. Uno siente que el famoso tal vez no canta y baila, entonces pierde calidad. En streaming pueden retocarlo digitalmente hasta en destreza. La remake de ´West Side Story´ si uno la ve esperando ver el original, se decepciona, porque es otra propuesta. Pero eligieron un casting mundial con protagonistas muy buenos. Al público adulto no le entra la serie musical tan fácil pero cuando la temática lo habilita, ahí se permiten poner música. La historia tiene que soportar que sea musical”.

Denis Smith: “Hay gran mayoría de series infantojuveniles en Disney o Nickelodeon y no podemos olvidar al pionero ´Glee´, mientras espero con ansias la promesa de hace 20 años de filmar ´Wicked´. Destaco ´All that jazz´ de Fosse, muy moderna para la época. No se hace mucho musical en series, el protagonista de Hamilton es quien más traccionó los últimos años y también destaco ´West side story´ en la versión de Spielberg”.

Dejá tu comentario