miércoles 14.11.2018
Se refuerza eje entre Teherán, La Paz y Caracas
martes 2 de Septiembre de 2008

Evo se declaró aliado incondicional de Irán

Mahmud Ahmadinejad y Evo Morales ayer en Teherán. El encuentro
disparará nuevas especulaciones acerca de la penetración
iraní en Sudamérica, ensayada previamente a través
de Venezuela.

Mahmud Ahmadinejad y Evo Morales ayer en Teherán. El encuentro disparará nuevas especulaciones acerca de la penetración iraní en Sudamérica, ensayada previamente a través de Venezuela.

Teherán (EFE, AFP, Reuters) - Los presidentes de Bolivia e Irán, Evo Morales y Mahmud Ahmadinejad, anunciaron ayer su intención de estrechar sus vínculos «en cualquier circunstancia» y fomentar sus lazos como «países independientes» frente a las grandes potencias.

Morales llegó ayer a Teherán, procedente de Libia, para cumplir con una visita oficial de dos días, en respuesta a la que hizo Ahmadinejad a La Paz el 27 de setiembre pasado, dos semanas después de que los dos países reanudaran sus relaciones diplomáticas.

En su primera jornada en Teherán, el gobernante boliviano se reunió con el ultraislamista Ahmadinejad y también con el líder supremo iraní, el ayatollah Ali Khamenei, la máxima autoridad en la jerarquía del régimen iraní.

Morales y su aliado Hugo Chávez -otro amigo del régimen teocrático iraní- coinciden con Ahmadinejad en sostener una postura duramente antiestadounidense.

«Los dos puebles de Irán y de Bolivia estarán uno al lado del otro», afirmó Ahmadinejad en una rueda de prensa que ofreció en esta capital tras reunirse en el palacio presidencial con Evo Morales.

Autoridades bolivianas consideran que uno de los temas más importantes que figuran en la agenda de esta visita es el sector de hidrocarburos. Irán es el cuarto exportador mundial de gas y Bolivia el mayor productor de Sudamérica.

Según dijo Ahmadinejad, junto con su colega boliviano decidieron «ampliar sus relaciones en los ámbitos de la industria, la agricultura, la economía y la política». Irán y Bolivia, agregó, «estarán juntos en todas las circunstancias».

  • Alabanza

    En sus declaraciones ante los periodistas, el gobernante iraní alabó a Morales por «la resistencia de su pueblo en defensa de su libertad y de sus intereses en el corazón de Latinoamérica», y dijo que es un presidente «revolucionario surgido en el seno de su pueblo».

    «En esta visita a Teherán fomentaremos todavía más estas relaciones», indicó Morales. «Nunca me arrepentiré de mi visita a Teherán», añadió, y se mostró a favor de «ampliar las relaciones entre los países independientes».

    Irán mantiene con Occidente una dura disputa en torno a su programa nuclear, fuertemente sospechado de tener fines militares. Además, Ahmadinejad amenaza frecuentemente con «borrar del mapa» a Israel y países como la Argentina aún investigan el posible rol iraní en atentados terroristas, como el perpetrado en Buenos Aires contra la sede de la AMIA en 1994.

    El gobernante boliviano, en la rueda de prensa que compartió con Ahmadinejad, dijo que a partir de esta visita los vínculos entre las dos naciones pasan al nivel presidencial, desde el nivel ministerial que existía hasta ahora.

    Aunque los dos países reanudaron sus relaciones diplomáticas en setiembre de 2007, todavía no han intercambiado embajadores. Las autoridades de Teherán y La Paz esperan cumplir pronto con ese paso, según fuentes oficiales.