martes 23.1.2018
Participación alcanzó el 69%
domingo 4 de Diciembre de 2016

Renzi confirma su renuncia tras el aplastante triunfo del "No" en el referendo de Italia

El primer ministro presentará su dimisión ante el presidente este lunes.

El primer ministro presentará su dimisión ante el presidente este lunes.

Los italianos rechazaron este domingo en un referéndum la reforma de la Constitución promovida por el primer ministro, Matteo Renzi, el cual confirmó su renuncia tal como había adelantado tras la derrota de su propuesta. Renzi, dijo, presentará su dimisión al presidente Sergio Mattarella este domingo.

"La experiencia de mi Gobierno termina aquí", dijo Renzi en un discurso televisado ante la nación, después de que los resultados preliminares del referendo mostraron una ventaja para la opción "No" en contra de las reformas.

La renuncia de Renzi podría abrir la puerta para elecciones anticipadas el próximo año y a la posibilidad de que un partido anti euro, el opositor Movimento 5 Estrellas, gane poder. El 5 Estrellas hizo una activa campaña a favor del "No".

Las primeras proyecciones indican que el 'no' se impuso con el 59,41% de los votos mientras que el "sí" obtuvo un 40,59%, tal como habían adelantado los sondeos durante la semana.

Se trata de una diferencia notable de unos 10 puntos que difícilmente podría cambiar.

Un alto porcentaje de los 50 millones de italianos, casi el 70% de los llamados a las urnas, se pronunció sobre la reforma constitucional promovida por Renzi, quien vinculó su carrera política a una victoria del sí.

Para este referéndum además no era necesaria una participación mínima, como ha ocurrido en otras ocasiones, por lo que el resultado será vinculante.

La votación se convirtió en un plebiscito sobre Renzi quien decidió someter a referéndum los cambios que propone de la Constitución de 1948, entre ellos una drástica reducción de los poderes del Senado con el fin de facilitar la gobernabilidad y acelerar el proceso legislativo.

"Tiene que renunciar", pidió pocos minutos después de conocer los primeros sondeos el líder de la xenófoba Liga Norte, Matteo Salvini, entre los defensores del no.

Renzi proponía el fin del actual sistema parlamentario, el llamado "bicameralismo perfecto", que otorga el mismo poder a la Cámara de Diputados y al Senado, y la reducción del número de senadores, de 300 a unos 100, convirtiendo esa cámara en una suerte de Cámara territorial.

La mayoría de la clase política, desde la extrema izquierda hasta la extrema derecha, e incluso críticos de la propia formación de Renzi, el Partido Democrático (PD), se opusieron a la reforma que, según ellos, otorgaba demasiado poder al jefe de gobierno.

El primer ministro, que no perdió ocasión para defender la reforma en todos los medios de comunicación posibles, la consideraba un "paso histórico" para modernizar Italia.

La campaña sobre la reforma encendió los ánimos y dividió el país e inclusive a las familias entre los que votaron sí y aquellos que optaron por el no.

Reforzado por la ola populista que terminó con la victoria del Brexit en el Reino Unido y de Donald Trump en Estados Unidos, el líder de la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, el cómico Beppe Grillo, se convirtió en el portavoz de quienes se oponen a la reforma, y en el rival directo de Renzi.

Fiel a su lenguaje crudo, llegó a tildar a Renzi de "cerda herida" y tras pedir a los italianos que votaran "con las tripas", advirtió que pediría elecciones anticipadas en caso de victoria del no.

"Se gane o se pierda da lo mismo, el país está partido por la mitad", concluyó con inusual tono afligido Grillo.

La reforma de Renzi desató también importantes críticas de prestigiosos intelectuales y expertos en la Constitución, quienes consideran las nuevas medidas "un retroceso democrático", de corte "autoritario".

Más de cuatro millones de italianos residentes en el extranjero, entre ellos 650.000 en Argentina.

Muchos votantes rechazaron el método con el que Renzi quería reformar la Carta Magna, un texto que muchos consideran sagrado, redactado en 1948 tras la Segunda Guerra Mundial y los veinte años de gobierno fascista, y que tuvo como objetivo evitar el surgimiento de otro dictador como Benito Mussolini.

"Voté un no claro", declaró a la AFP Fernando Angelaccio, de 77 años, tras acudir a las urnas en Roma. "La Constitución no se toca. Renzi sólo quiere más poderes, su prioridad es salvar a los bancos no a los jubilados", añadió.

Antonio, de 84 años, votó en cambio entusiasmado por el sí: "Hace 40 años que esperamos una reforma y nadie hizo nada. Necesitamos un gobierno que tenga suficientes votos, que pueda durar cinco años, sólo después cambiaremos".

4 comentarios