Estrategias para el éxito: la etapa universitaria en pandemia

Ambito BIZ

Albert Camus expresó que las peores epidemias no son sólo biológicas, sino morales. La irrupción del covid-19 marcó un punto de quiebre en la cotidianidad de cada uno. Hábitos, compromisos y proyectos quedaron interpelados por el riesgo de contagio en la vida pública y comunitaria, incluyendo a las instituciones educativas como espacios de socialización y encuentro.

Las universidades debieron mutar y modificar su ecología, sus intercambios y modos de producción de saberes. En lugar de adaptarnos a un proyecto diseñado a largo plazo, nos adentramos en un cambio forzoso e inmediato. Esta transformación involucra habilidades, conocimientos tecnológicos y el acceso a la red digital, que no es de orden igualitario y que evidencia diferencias de condiciones económicas y de saberes identificadas como brechas de acceso, de uso y de competencias.

Finalmente, nos enfrentamos a las limitaciones de un sistema educativo que ya se venía digitalizando, pero no transformándose para ser digital.

A más de un año de este escenario, hemos aprendido las fortalezas y debilidades del formato virtual. Como estrategias que permiten atravesar el proceso a distancia, puedo mencionar algunas de suma importancia para que los intercambios sean fluidos y efectivos:

La educación virtual no es una copia de la presencialidad, sino una modalidad diferente de enseñanza-aprendizaje. La virtualidad tiene sus propios ritmos y características que no replican la situación de aula en el espacio físico. Ello conlleva nuevas habilidades tecno-sociales de valor en el mundo digital.

La organización de los horarios y la disponibilidad de los soportes técnicos deben ser acordados antes de empezar la cursada. Saber si las clases serán sincrónicas, o por fuera de un horario en común,si quedarán disponibles, por cuánto tiempo, etc. favorece el acceso de los alumnos sin mayores interrupciones.

Establecer desde el comienzo, modos de intercambio, formatos y horarios entre los compañeros y docentes. Identificar si la comunicación entre los integrantes del curso será sólo en el marco del aula virtual o estarán abiertos otros canales para resolver dudas.

Sostener la creencia y el deseo de que la vida universitaria sólo es posible en el encuentro entre personas. Aristóteles señala que los seres humanos aprenden por mímesis, a través de aquello que nos transmiten y aprehendemos. Esta relación con el saber a través de y, junto con otros, sigue siendo insuperable y por eso mismo, inclaudicable.

(*) Doctora en Psicología, docente de la Lic. en Psicología de la Fundación Barceló.

Dejá tu comentario