Alberto Fernández calma tensión con Río Negro y mira hacia Congreso

Ambito Nacional

Tras choque por violencia mapuche, recompone puentes con posible aliado clave para segundo tramo de gestión.

La tensión entre el Gobierno nacional y el de Río Negro por los incidentes relacionados a tomas mapuches en El Bolsón tuvo este fin de semana señales pacificadoras con el diálogo del sábado entre Alberto Fernández y la mandataria Arabela Carreras.

Para la Casa Rosada, que ya envío el refuerzo de gendarmes a la zona andina que había solicitado la gobernadora, mantener el tono alto cuando en definitiva aceptó el pedido de colaborar con fuerzas federales, puede ser un mal negocio: el Frente de Todos podrá necesitar del oficialismo provincial de Juntos Somos Río Negro (JSRN) con la renovación de bancas en el Congreso Nacional si es que en noviembre se mantiene el score de las PASO.

Una señal llegó desde los legisladores nacionales de JSRN, quienes entraron de lleno en la cuestión para marcar el terreno. “El Gobierno tiene que asumir la responsabilidad ante un hecho que excede a las provincias”, dijo Alberto Weretilneck, senador nacional y antecesor de Carreras, y agregó: “Hay una actitud deliberada de no asumir el problema de la RAM”, en referencia al grupo Resistencia Ancestral Mapuche, que reivindicó los ataques en la zona.

Weretilneck, creador de JSRN e impulsor de la candidatura de Arabela Carreras en 2019, acompañó en el Senado a la Casa Rosada en votaciones clave. Y ahora su voluntad podrá ser más relevante que en el primer tramo de gestión de Alberto Fernández. Es que de repetirse el escenario de las primarias, el FdT necesitará dos aliados para llegar al quorum de 37 bancas, y será clave para ello no romper los puentes con JSRN. Así, la apuesta de Weretilneck de 2019 de emular al MPN neuquino y dar un salto con legisladores propios hacia el Congreso Nacional empieza a dar réditos en términos de negociaciones entre Río Negro y Nación.

En Diputados, de mantenerse los resultados de las PASO (JSRN ganó las primarias con 35%), el oficialismo rionegrino sumará a la banca actual de Luis Di Giácomo (exministro de Gobierno de Weretilneck) otro lugar para Agustín Domingo (exministro de Economía de Weretilneck). Y de mejorar la performance podrá quedarse incluso con la segunda banca en juego. Di Giácomo también cuestionó la respuesta presidencial.

Así, Alberto Fernández, tras un primer choque con Carreras, a quien le mencionó que no era obligación de Nación enviar la ayuda solicitada, el fin de semana apaciguó los ánimos. “El Presidente Fernández condenó los hechos de violencia y me expresó su voluntad de colaborar para resolución de estos conflictos”, señaló la gobernadora en relación al llamado de Alberto Fernández. Nación también colaborará con la reconstrucción del Club Andino, el tercero de los ataques incendiarios, ocurrido la semana pasada.

La mandataria agradeció la presencia de Gendarmería y el apoyo que se le está brindando a la Fiscal Federal para la investigación de los hechos perpetrados en El Bolsón y Bariloche. “Fernández y Carreras destacaron el buen diálogo que siempre ha caracterizado al Gobierno que él encabeza para con Río Negro, al tiempo que ratificaron la voluntad de seguir trabajando en conjunto”, señaló la provincia en un comunicado.

Dejá tu comentario