Alerta extendida: crece número de contagios en interior de PBA

Ambito Nacional

Pese a que se achata cantidad de casos diarios, la Provincia cree que hay que tomar nuevas medidas debido al alto número de internados.

Mientras en Casa Rosada se debate qué pasará a partir del próximo viernes, cuando pierda vigencia el actual DNU de medidas sanitarias (ver nota en esta misma edición), desde el Ejecutivo bonaerense comenzaron a marcar la cancha para dejar claro que, más allá de los consensos efectuados con anterioridad, la Provincia quiere profundizar las restricciones.

En el Gobierno de Axel Kicillof analizan en detalle los números que surgen desde los diferentes indicadores con los que todos los martes actualizan la situación provincial. Y la conclusión es contundente: “No podemos esperar más. Más allá de que se estabilizó el promedio semanal de casos, los positivos de esta semana son futuros internados que se suman a un número que ya es peligroso para cualquier tipo de sistema sanitario. No es necesario llegar a una ocupación de camas porque el cuadro puede volverse exponencial e irreversible”, aseguró una fuente inobjetable.

Tanto Kicillof como su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, dejaron claro cada vez que tuvieron oportunidad que la Provincia le solicitó a Nación restricciones más duras de las que, actualmente, se aplican. La observación es clara. El Gobierno bonaerense se siente el principal perjudicado por el no acatamiento de algunas de las medidas de parte del Gobierno de la Ciudad (presencialidad escolar) y busca, en esta oportunidad, generar el consenso para avanzar con medidas más terminantes.

Y así lo sostuvo el ministro de Salud, Daniel Gollán, quien en declaraciones televisivas marcó la postura provincial: “Si no se toman decisiones firmes y no avanzamos con la vacunación, la imagen de saturación va a ser completa. Esto que está pasando acá, empieza a pasar en muchas ciudades del interior del país. La situación es gravísima, con un punto de saturación muy fuerte. Lo que sucede en el AMBA repercute en todo el país”.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni, fue más allá: “Tiene que ser un cierre total, peor que el de marzo del año pasado. Que sólo estén abiertos los hospitales y las farmacias y que solo trabajen las fuerzas de seguridad”.

Desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud bonaerense (CICOP) también advirtieron, a través de un comunicado, sobre “guardias abarrotadas, terapias llenas, derivaciones en ambulancia y falta de personal para operativizar las nuevas camas que se van generando” y pidieron “disminuir la circulación de personas y no solo los contagios, sino también la demanda que ya no puede absorber el sistema”.

Los números en los que se basa la Provincia muestran un cuadro con las dos caras de la misma realidad. Por un lado, el ejecutivo celebró que las medidas en los distritos bonaerenses del AMBA hayan sido concretas. Por primera vez en más de dos meses, el crecimiento de positivos diarios semanales se detuvo. De los 11.740 contagios en promedio que hubo entre el 12 y el 18 de abril se pasó a 11.746 en la última semana. Lo que equivale un achatamiento claro de la curva. Es más, en el AMBA, incluso bajó y pasó de 9.838 a 9.703.

La clave interior

Por su parte, cada vez son más los municipios que siguen bajando de fase en el interior debido a que, a diferencia del AMBA, los casos semanales siguen en ascenso y ya se cuadruplicaron con respecto al mes anterior.

La directora de Vigilancia Epidemiológica, Teresa Varela, señaló ayer que ya son más de 100 municipios los que están en alto riesgo pandémico debido a que hay “una circulación intensa y sostenida” de covid, lo cual llevó a que, “en las últimas dos semanas, tengamos una incidencia de 600 casos cada 100.000 habitantes”.

El caso más preponderante del interior se da en Mar del Plata donde la ocupación de camas creció en un 400 por ciento en los últimos 25 días. De 55 internaciones por covid-19 en la actualidad se registran 220. Debido a esta situación el gobierno municipal ordenó acondicionar camas de hotel para utilizar, en caso de ser necesario, con pacientes que estén atravesando la enfermedad.

Dejá tu comentario