Gobernadores atentos a deadline hoy de canjes de Buenos Aires y Mendoza

Ambito Nacional

Vence el plazo para la oferta a bonistas bajo legislación extanjera que los gobiernos de Kicillof y Suarez vienen prorrogando de forma sucesiva.

Mendoza y Buenos Aires tendrán hoy el vencimiento formal del plazo del canje de sus deudas, que han venido prorrogando de forma sucesiva, y que en el resto de las provincias miran de reojo porque podrá marcar el terreno a otra decena de gobernadores, que (en total) buscan renegociar 28 bonos por un monto que suma unos u$s13.000 millones.

Los anuncios del Ministerio de Economía de Martín Guzmán de la semana pasada respecto del elevado nivel de adhesión que le permite a Nación reestructurar un 99% de la deuda de títulos bajo legislación extranjera son datos alentadores también para las provincias. No solo porque da optimismo a los mandatarios, sino porque también predispone mejor a los acreedores de los estados subnacionales. Estos siguen los lineamientos de la Unidad de Apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial, con Rafael Brigo como ejecutor -quien depende de Guzmán-.

Asimismo, las provincias patagónicas que tienen su deuda garantizada por regalías de hidrocarburos, como Tierra del Fuego, Neuquén y Chubut, comenzaron una sinergia entre sus carteras económicas para tener estrategias comunes.

En ese marco, hoy vence el plazo del canje de Buenos Aires y de Mendoza. En principio, todos los ojos están atentos a Buenos Aires, porque el gobierno de Axel Kicillof busca reestructurar una deuda de u$s7.100 millones por los que ya prorrogó seis veces la fecha de vencimiento. Por volumen, el resto de los gobernadores está observando esa pulseada. En la administración bonaerense, que viene de días trajinados por el reclamo policial, son herméticos respecto a los porcentajes de adhesión y señalaron a este medio que difícilmente haya hoy novedades trascendentes. Usarían el deadline del lunes para hacer una notificación formal.

Pese a las luces de Buenos Aires, Mendoza también puede ser clave para el resto. El Gobierno del radical Rodolfo Suarez fue una de las primeras provincias que iniciaron el proceso de renegociación de u$s590 millones y ya tiene un porcentaje de aceptación del 67% del 75% que necesita para dar el canje por exitoso. La oferta que ofreció el ministro de Hacienda provincial Lisandro Nieri tiene mejores condiciones para los bonistas: es sin quita de capital y con una reducción de intereses de 42%, mientras que la propuesta bonaerense es con un 7% de quita de capital y 55% de quita de intereses.

Entonces, los acreedores de Mendoza tienen en sus manos una pelota caliente, porque si primero cierra Buenos Aires, ocurrirá que en la negociación el Gobierno mendocino podrá salir fortalecido en los diálogos posteriores.

En la gestión de Suarez bucean en un universo atomizado de tenedores de bonos, en manos de retail, aseguran, y de estancarse en las orillas del 70% evalúan, según fuentes locales, cerrar el canje.

Algunos puntos en común es que tanto Buenos Aires como Mendoza tiene cupones ya vencidos que no fueron pagados, en los que incluso ya expiró el plazo de gracia de un mes. El proceso de negociación en marcha es lo que evita el default. Otras provincias, como Córdoba o La Rioja, por ejemplo, siguieron pagando intereses mientras continúa el diálogo con sus bonistas.

Luego hay una serie de distritos que se encuentra con menos margen de maniobra, ya que tienen la deuda garantizada por regalías hidrocarburíferas. Gobernadores patagónicos (el fueguino Gustavo Melella, el neuquino Omar Gutiérrez o el chubutense Mariano Arcioni) así como el salteño Gustavo Sáenz, por caso, se encuentran atados a ese esquema. Este formato implica una detracción mensual de regalías que no ingresan a las arcas provinciales y tienen como destino el pago de la deuda. Es decir, no aparece en carpeta la opción de evitar el pago hasta tanto se logre un acuerdo.

Esa preocupación llevó a que días a atrás los ministros de Economía de las provincias de Chubut, Neuquén y Tierra del Fuego se reunieran de forma virtual con sus equipos de trabajo para intercambiar opiniones sobre el impacto de las variaciones a la baja del precio de los hidrocarburos “y la crisis del covid-19 en sus economías, ingresos fiscales y obligaciones financieras”, como mencionaron tras el encuentro.

En el marco de esa reunión compartieron estrategias respecto del tratamiento que cada distrito dará a su deuda pública emitida bajo ley extranjera. “Ante la gravedad del impacto de la crisis sobre la economía de las tres provincias y la necesidad de procurar que la deuda se mantenga en niveles sostenibles, los funcionarios acordaron mantenerse en contacto para informar las novedades en cada caso, delinear estrategias e informar a las autoridades nacionales”, dijo un comunicado conjunto.

Tierra del Fuego buscaba una salida lateral del laberinto, a través de fondos asiáticos que tuvieran intención de invertir en la provincia y pudieran recomprar la deuda, un bono de u$s200 millones (restan cancelar u$s170 millones más los intereses) emitido en 2017 durante la gestión de la exgobernadora Rosana Bertone. El título vence en 2027.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario