Ganaron 3 de los 5 provincialismos y obliga a un recálculo para 14-N

Ambito Nacional

El misionerismo no pudo reeditar buen resultado de las recientes elecciones provinciales. En Chubut, la fractura del PJ le abrió paso a JxC.

La elección de ayer no sólo sirvió para definir los candidatos que competirán por la renovación de bancas en el Congreso Nacional, sino que también ofició de plebiscito para las fuerzas y alianzas provinciales que gobiernan en Misiones, Río Negro, Neuquén, Santiago del Estero y en Chubut y que, salvo en el caso del Movimiento Popular Neuquino, a nivel nacional terminan funcionando como aliados del Gobierno.

Esa necesidad de medir fuerzas en el plano local se expresó con desigual desempeño de las listas que no llegaron a las urnas con los tradicionales sellos ni de Juntos por el Cambio ni del Frente de Todos.

En Chubut se confirmó lo que se preveía. El provincialismo que lidera Mariano Arcioni sufrió un fuerte revés en las PASO al quedar en la tercera colocación. Se trató de una elección muy mala con solo el 12 por ciento de los votos. Por su parte, el Frente de Todos hizo una elección aceptable para una provincia dividida en tres fuerzas y obtuvo casi el 27%. Pero la gran sorpresa, sin dudas, la dio Juntos. Luego de una elección mala en 2019, la dupla del PRO se impuso en la primaria ante las listas de tinte radical y en la sumatoria lograron un 40 por ciento. De esta manera, el gobernador queda mal perfilado rumbo al 2023 ante la polarización nacional que también comienza a darse a nivel local.

En Misiones, donde se disputan tres bancas de diputados nacionales, el oficialista Frente Renovador de la Concordia cayó ante Juntos por el Cambio, por 32% de los votos contra el 40%, con la lista que lideró el intendente de Oberá, Carlos Fernández, y el gobierno de Oscar Herrera Ahuad no logró reeditar el triunfo de las parlamentarias locales del 6 de junio.

En tercer lugar quedaba el Frente de Todos, con el 17,7%.

En Santiago del Estero volvió a imponerse el Frente Cívico del gobernador Gerardo Zamora, quien fue en la boleta como precandidato suplente para la Cámara de Diputados, donde se renuevan tres lugares.

Con 55%, el oficialismo provincial, que este año también buscará retener la gobernación junto con las elecciones generales de noviembre, mantuvo su hegemonía, con el Partido Justicialista integrado en la alianza. El Frente de Todos, de hecho, no se presentó en Santiago del Estero. La lista del Frente Cívico estuvo encabezada por Silvia Sayago.

En tanto, Juntos por el Cambio, que obtuvo un 15%, dirimió candidaturas entre las listas lideradas por Facundo Pérez Carletti y Marcelo Lugones. El ganador fue Carletti.

En Río Negro, que renueva dos bancas de diputados, se impuso el oficialista Juntos Somos Río Negro con 34% con la lista encabezada por el exministro de Economía Agustín Domingo. mientras que Juntos por el Cambio logró el 24,8%, imponiendo a Aníbal Tortoriello. El sello de la mandataria Arabela Carreras y su antecesor Alberto Weretilneck, actual senador nacional, reeditó así la experiencia de 2019, cuando por primera vez como provincialismo accedieron a bancas en el Congreso Nacional. En 2017, JSRN había participado de las PASO pero no de las generales.

En tanto, el Frente de Todos, con un total de 24,8% de los votos, llevará a la general a Ana Inés Marks.

El MPN neuquino del gobernador Omar Gutiérrez fue el más votado en la general, con el 35,3%, pero en términos de interna la lista oficialista cayó ante la nómina que encabezó el exvicegobernador Rolando Figueroa. El MPN obtuvo en la sumatoria un 35.3%, JxC el 18,4% y el Frente de Todos el 15,5%.

Dejá tu comentario