Ambito Nacional

Vidal lega a Kicillof $25 mil millones de caja y Fondo del Conurbano engrosado

La saliente María Eugenia Vidal hizo hincapié en que deja la provincia con menor deuda y déficit que los que heredó de Daniel Scioli en 2015. Pero desplegó una autocrítica. Funcionarios presentarán "declaración jurada de cierre". Debuta rendición web.

A poco más de una semana del traspaso de mando del 11-D, María Eugenia Vidal desplegó una “rendición de cuentas” de su gestión que incluyó la confirmación de que el electo Axel Kicillof heredará una caja de $25 mil millones y los frutos de un flamante acuerdo con Mauricio Macri para la actualización por inflación del jugoso y millonario Fondo del Conurbano, que beneficiará a la administración entrante del Frente de Todos.

Desde el Centro de Convenciones Arturo Frondizi -en Vicente López- y blindada por la presencia de ministros locales y legisladores de Juntos por el Cambio, Vidal se preocupó en su discurso por aclarar que dejará un legado mejor en materia de finanzas que el que recibió de Daniel Scioli en 2015. Una movida que, en los hechos, buscó contrarrestar el incómodo mote de “tierra arrasada” que brotó de boca de Kicillof pocas horas después de su triunfo del 27-O.

VIDAL RINDIÓ CUENTAS DE SU GESTIÓN

Sin embargo, no esquivó una autocrítica. “Es honesto reconocer que hay lugares a los que no llegamos, situaciones que no atendimos y problemas que no resolvimos”, dijo.

En esa línea, admitió que “hay muchas deudas por saldar” y que “la más grande no es la financiera sino la social”. Y puso como ejemplo, en lo educativo, al presente salarial y a la infraestructura. “Hay 131 edificios escolares nuevas, pero aún así no alcanza”, sostuvo.

Con ese telón de fondo, la gobernadora saliente presentó en sociedad la página web www.mariaeugeniavidal.com.ar (disponible desde hoy), con estadísticas, documentación e imágenes de sus 4 años de mandato, así como también de los desafíos que quedaron pendientes.

Escoltada por el vicegobernador Daniel Salvador y el jefe de Gabinete, Federico Salvai, también confirmó que elevará -lo mismo que sus funcionarios- “una declaración jurada de cierre” tras dejar el cargo, y reveló que no se va “con el bolsillo pesado”. “Yo llegué con una casa con un crédito hipotecario a punto de terminar de pagar, un auto y ahorros, y -tras el divorcio- me voy con un departamento que compré con mi media casa y mi medio auto, una deuda hipotecaria y ahorros más bajos a valor dólar”, confió.

Además se paró de cara a su nuevo rol, desde el llano, tras el recambio. Y a la discusión que se viene puertas adentro de Juntos por el Cambio, tras la victoria de Alberto Fernández.

“En octubre se definió un mapa político distinto pero no cambia nuestra vocación; vamos a seguir estando cerca de los bonaerenses y voy a recorrer los barrios más pobres todas las semanas”, dijo. Y remarcó que van a “representar al 38%” que los votó a través de los bloques legislativos y los intendentes.

“Cambiemos desde el principio fue la suma de liderazgos generosos”, trazó respecto de la pulseada intestina que asoma. “El desafío es volver a ser una alternativa a nivel nacional y provincial, y es más importante que todos seamos parte, más que definir liderazgos”, aclaró. Pero sentenció que “la provincia va a tener un lugar importante para la construcción de Cambiemos” y que “es un momento de generosidad”.

Actualización

“Gracias al Gobierno nacional hoy anuncio que hemos recuperado el Fondo del Conurbano con una actualización por inflación, y estamos trabajando con ellos para terminar de instrumentarlo”, dijo, además destacar que ello “le va a permitir al Gobierno que viene y a los bonaerenses estar mejor” y que “son recursos de coparticipación automática, que no dependen de la voluntad del Presidente ni de los gobernadores”.

La jugosa asistencia había sido actualizada ya tras un desembarco de Vidal en la Corte que derivó en una solución política con la Casa Rosada y los gobernadores, vía la sanción del Consenso Fiscal de noviembre de 2017. Allí se definieron remesas por $ 21 millones en 2018 y $ 44 mil millones para 2019. Pero luego la inflación hizo estragos y Vidal activó un reclamo de actualización, que tiene su corolario por estas horas.

En la postal de cierre de gestión -previa al balance que desplegará luego Macri en el plano nacional, con el recurso de una cadena oficial- Vidal además precisó que cuando asumió en 2015 se encontró con una caja con fondos por un equivalente hoy a $ 700 millones, mientras que Kicillof heredará unos $ 25 mil millones que, más la recaudación y la coparticipación “permitirán garantizar el pago de sueldos, aguinaldos, jubilaciones y pensiones en diciembre”.

En esa línea, detalló que al llegar al poder se encontró con un déficit equivalente a unos $ 77 mil millones, y que hoy dejan un rojo de $ 50 mil millones. “Menor al que recibimos, aún asumiendo nuevas responsabilidades, como subsidios al transporte”, destacó.

Respecto de la deuda, sostuvo que se topó con un monto real de u$s 11.200 millones, y que lega ahora una de u$s 11 mil millones. “Es una deuda que se ve en obras”, argumentó.

También hizo hincapié en la baja de los impuestos al sector productivo y a la recuperación del rol de banco público del Banco Provincia. Y en el diagrama de obra pública en los 135 municipios.

La lupa, asimismo, estuvo puesta en el rubro Seguridad, sobre el cual destacó la lucha contra las mafias, la baja de secuestros extorsivos al 50% y el derribo de 150 bunkers.

En su discurso, Vidal hizo foco además en leyes sancionadas como la de paridad de género, la del fin de las reelecciones indefinidas, la de eliminación jubilaciones de privilegio y la de obligatoriedad de presentar declaraciones juradas,

En paralelo, bregó por la continuidad de obras como la de la Cuenca del Salado y del río Luján y de mejoramiento de caminos rurales, además de la incorporación de la robótica a las escuelas secundarias y de llevar a todas las universidades el boleto estudiantil.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario