Por subas salariales, superávit de provincias caería 18% este año

Ambito Nacional

Impactado fundamentalmente por las subas salariales, el superávit primario de las cuentas provinciales podría caer más de 18% este año, lo que activaría una potencial situación de desequilibrio, con probables incrementos de impuestos u obligados recortes del gasto público en los distritos con números más ajustados.
El panorama complicado se enmarca en
una expectativa de crecimiento de los conflictos por reclamos salariales y un fuerte aumento de las partidas para sueldos.

El gasto público de las provincias treparía este año a 75.860 millones, según estimaciones, superando en 18,6% el monto de 2005 ($ 63.958 millones), mientras que los ingresos totales subirían 16,4% (de $ 67.999 millones a $ 79.170 millones).

De cumplirse esas previsiones publicadas en un trabajo de la consultora abeceb.com, se experimentaría una merma de 18,1% en el superávit primario provincial, que pasaría de $ 4.041 millones a $ 3.310 millones.

•~Desequilibrio

«Las provincias van a una situación fiscal que tiende a desequilibrarse, a diferencia de la nacional. Esto puede llevar a aumentos de impuestos o reestructuraciones en los próximos años, o a pedidos de mayor coparticipación por parte de los distritos más dependientes de los fondos nacionales», explicó el director de abeceb.com, Dante Sica.

La situación no es igual en todas las provincias: existe una línea divisoria entre los distritos patagónicos, muy beneficiados por las regalías petroleras; los del norte del país, más dependientes de la coparticipación nacional; y las administraciones grandes, que disponen de más recursos propios. De todos modos, el principal elemento que podría inducir un desbalance en las cuentas provinciales es la agudización de los reclamos salariales, que afectaría por igual a provincias «ricas» y «pobres».

«
Los salarios estatales provinciales están en términos reales 14% por debajo de 2001, peor que los nacionales y mucho más rezagados respecto de los privados. Por eso va a haber fuertes pedidos de recomposición en 2006», especuló Sica.

De este modo, según los cálculos de la citada consultora, la partida de gastos en personal
se engrosaría este año 20%, mientras que a bienes de consumo se destinarían 25% más de recursos; a servicios, 20% más; a transferencias a municipios 10% más; a otros gastos corrientes, 30,1% más, y a gastos de capital, 15% más.

Los ingresos, en cambio, se mostrarían rezagados, ya que la recaudación de impuestos provinciales crecería 16,5%, los fondos por coparticipación se incrementarían 18,5%, los ingresos no tributarios 7,3% y el resto 7,0%.

•~Educación

Por su parte, «otro foco donde se plantean las principales dudas a nivel provincial
es el de los compromisos asumidos por la Ley de Financiamiento Educativo, donde se transfirieron gastos importantes a las provincias», advirtió Sica.

Después de haber tocado fondo durante los últimos años de la convertibilidad,
cuando se vieron obligadas a emitir sus propios medios de pago -cuasi monedas-, las provincias vieron mejorar de manera notable sus finanzas de la mano de la devaluación.

La depreciación del peso les sirvió a los ministros de Economía provinciales para mantener congelados sus gastos -mayoritariamente salariales- y atar la recaudación a la marcha de los precios, por la vía de impuestos de tasa fija como los inmobiliarios o patentes.

Dejá tu comentario