Juego clandestino, seguridad y espionaje se entrecruzan en Santa Fe

Ambito Nacional

Reapareció Saín denunciando "golpe blando" contra el gobernador. Condena a empresario de juego ilegal salpica a política.

En un juego de líneas cruzadas, la reunión de casi seis horas que mantuvo el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, con los referentes de la oposición para relanzar la política en seguridad, sumó en las horas siguientes novedades judiciales con la condena a 3 años de prisión a Leonardo Peiti, el empresario acusado de montar una red de juego clandestino, y que recibió una pena menor por declarar como arrepentido.

Los lineamientos generales de la reunión de Perotti con los jefes de bloques legislativas y los intendentes de Rosario y Santa Fe, Pablo Javkin y Emilio Jatón, ambos del Frente Progresista, fueron las bases políticas para generar leyes en para hacer frente a la ola de violencia en Rosario, donde el mandatario pidió la emergencia en seguridad. Los opositores llevaron sus propuestas paro también pidieron explicaciones por el supuesto espionaje ilegal en el ministerio de Seguridad durante la gestión de Marcelo Saín, quien reapareció en paralelo a ese cónclave anunciando que esos allanamientos son, en verdad, un “golpe blando” contra Perotti.

Conexión

La condena a Pieti, quien reconoció haber pagado coimas a políticos por unos u$s250 mil, se entrelaza con la gestión de Saín, ya que uno de los políticos acusado de conformar la red de juego clandestino, el senador Armando Traferri, acusó en su momento al exministro de armarle un “carpetazo”. Ahora, en el polvorín santafesino, es Saín quien niega las acusaciones en su contra. “Es algo extremadamente oprobioso, es algo complicado desde el punto de vista político y yo creo que el objetivo no soy yo, creo que el objetivo es el gobernador”, disparó. De hecho, uno de los funcionarios que renunciaron en el área, dijo a este medio que las carpetas supuestamente allanadas “se estaban armando”, ya que “no había nada”.

No obstante, la oposición pidió explicaciones, como se preveía. Y, también como se esperaba, el gobierno de Perotti afirmó desconocer cualquier trama de espionaje ilegal y se refirió a la investigación interna que ordenó en Seguridad.

Asimismo, la complicidad que el empresario Pieti reconoció con la policía provincial para montar la red de juego clandestino es otro de los puntos de contacto, ya que todo el arco político coincidió en la necesidad de reformar ese cuerpo.

Por lo pronto, Juntos por el Cambio y el Frente Progresista valoraron el diálogo para transformar las políticas en seguridad en políticas de Estado. Aunque cuestionaron al mandatario por haber “perdido dos años y tener que ahora empezar de cero”, como mencionó el referente del socialismo en Diputados, Joaquín Blanco.

El Ejecutivo provincial enviará la ley de emergencia en seguridad y buscará que el servicio penitenciario pase de la órbita de Gobierno a Seguridad.

Temas

Dejá tu comentario