Por colapso, Santa Fe y Córdoba analizan endurecer restricciones

Ambito Nacional

Santafesino Perotti prevé mantener prohibiciones para la semana próxima. Administración de Schiaretti busca consenso con intendentes para anunciar medidas ante aumento de ocupación UTI.

En un juego de expectativas encontradas, mientras el Gobierno nacional parece respirar por un estancamiento en la suba de casos e incluso una baja en distritos centrales como Buenos Aires, en dos provincias grandes como Córdoba y Santa Fe la situación se agravó en los últimos días y los gobernadores analizan restricciones estrictas para la próxima semana.

La gestión de la pandemia se tornó en un eje de tironeo casi constante entre Nación y las provincias, que en ocasiones tienen tiempos encontrados. Ayer, la ministra de Salud Carla Vizzotti dijo: “Esta semana vimos que el aumento se detuvo. Hay una disminución del 8%. Pero sigue alto y necesitamos profundizar esa baja”. En esa línea, manifestó que en 20 provincias la ocupación de camas UTI está por encima del 70%.

También jefe de Gabinete del Ministerio de Salud bonaerense, Salvador Giorgi, dijo que los casos “están bajando”. El funcionario de Axel Kicillof aseguró: “La semana pasada terminamos con un promedio diario de unos 10 mil, casos cuando veníamos con 12 mil”.

El mayor optimismo, más allá de la efectividad de los cierres de actividades de la semana pasada se da por la llegada de masiva de dosis, que permitió a los gobernadores acelerar la campaña de vacunación, con el objetivo de inocular a la población de riesgo en su totalidad en el corto plazo.

No obstante, y no como casos aislados, Santa Fe y Córdoba atraviesan los momentos más críticos de la pandemia. Y se esperan anuncios para mantener o reforzar la búsqueda por bajar la circulación.

Ayer, el gobernador santafesino Omar Perotti dijo: “La provincia no está bien, no tenemos un número bajo de casos. Estamos tensionados en número de camas”. También mencionó a LT8 que la provincia hizo “un esfuerzo enorme para la ampliación de camas críticas” pero que hoy “ese número para ampliar es muy finito y la cuestión es si tenemos la capacidad operativa”.

Consultado sobre los pasos a seguir, Perotti indicó que si los parámetros no cambian tampoco se habilitarán nuevas actividades. “Cualquier vecino de la provincia puede ver la complejidad que ha tomado esta segunda ola”, agregó. Desde despachos cercanos al gobernador advirtieron a Ámbito que seguramente la semana próxima se mantengan las actuales restricciones: imposibilidad de circular entre las 18 y las 6, clases presenciales suspendidas en todos los niveles, prohibición de deportes grupales, actividades sociales, religiosas, cines y un largo etcétera. Como flexibilidad a los nueve días de confinamiento tras el DNU de Alberto Fernández sólo se liberaron esta semana horarios comerciales y gastronómicos para dar respiro a sectores afectados.

También en Córdoba se analizaban anuncios para imponer mayores restricciones. La administración de Juan Schiaretti miraba con preocupación el aumento del nivel de ocupación de camas UTI, que superaba el 75% y esperaban que llegara al 80% para finales de esta semana. En ese marco, buscaban un esquema de medidas similar a las que “se aplicaron en otras jurisdicciones con más ocupación de camas”, como dijo ayer el ministro de Gobierno Facundo Torres a Cadena 3.

En ese sentido, Torres mencionó que buscan articular con los intendentes los anuncios que apuntan a difundirse mañana. La provincia entró en cortocircuito con Nación, al igual que CABA y Mendoza, por no obedecer el DNU nacional que obligaba a las zonas de “alarma epidemiológica” a suspender la presencia en las aulas. El ministro de Schiaretti justificó la decisión en la “gran descentralización” de la escolaridad que existe en Córdoba.

Dejá tu comentario