Provincias sin turistas sufren por pérdidas de hasta $1.500 millones al mes

Ambito Nacional

Turismo interno es apenas paliativo para tener mínima actividad. Centros de esquí apuntan a recibir visitantes sobre fin de la temporada de invierno. Nación busca modo de reactivar vuelos de cabotaje.

Las intensas nevadas que caen esta semana en la Cordillera de los Andes tiene sólo espectadores locales. Eso que podría ser un privilegio tiene también consecuencias económicas: las provincias turísticas esperan restricciones en sus ingresos de hasta $1.500 millones al mes.

De hecho, el centro invernal por excelencia, San Carlos de Barilche, amaneció ayer con aerosillas vacías y con la declaración de Zona de Desastre Económico y Social por 180 días que efectuó la legislatura rionegrina. El proyecto llegó al recinto con la firma de la gobernadora Arabela Carreras y permitirá al sector turístico barilochense acceder a beneficios impositivos. La legisladora Julia Fernández, vocera de la bancada oficialista de Juntos Somos Río Negro, dijo que la pandemia priva a la zona de ingresos por “unos $4.000 millones en concepto de alojamiento y otros $3.500 millones en gastronomía”, hecho que impacta en las 45.000 familias de la ciudad viven del turismo, ya se de forma directa o indirecta.

En tanto, el exgobernador Alberto Weretilneck, mencionó a Ámbito Financiero que las previsiones para el periodo julio-septiembre son una caída de $3.000 millones, en todo concepto, tanto por el movimiento del Cerro Catedral como por la hotelería y gastronomía asociada. “Bariloche sin aviones y sin micros no puede funcionar, sólo puede llegar turismo de la zona de El Valle y de Neuquén”, dijo el actual senador nacional.

El turismo interno o regional no termina de seducir a las provincias, y sólo es un paliativo para evitar cierres de emprendimientos con el movimiento mínimo. De hecho, en Salta, uno de los distritos que habilitó a sus ciudadanos a paseos internos, el gobierno de Gustavo Sáenz considera que mientras dure la cuarentena perderá $1.000 millones por mes, confiaron a este medio.

Y en Mendoza, que también tiene aval al turismo endógeno, estima que la merma ronda los u$s20 millones mensuales, lo que al tipo de cambio de hoy (oficial) ronda los $1.500 millones. Un informe de la, Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza, mencionó: “La hotelería y la gastronomía local dependen del turismo extranjero, y según las proyecciones este turismo se recuperará muy lentamente”. La entidad aventura que la caída podría ser de u$s330 millones este año.

En el mismo sentido, anteayer el presidente de la Cámara de Turismo de Tierra del Fuego, Ángel Brisighelli, dijo que el turismo interno “es lo mismo que la nada”. Esta semana los fueguinos recibieron luz verde a esa posibilidad al igual que Catamarca y se sumaron a Salta, Jujuy, Mendoza, San Juan y San Luis. Al respecto, Brisighelli dijo en declaraciones al medio local Sur54 que los viajes de habitantes de Río Grande a los centros turísticos de Ushuaia “representa un 1%” de la actividad, y auguró que seguirán de todos modos cerrados hoteles y retaurantes. La apertura regional fueguina, al ser una isla, está más limitada aún que en otros distritos. “Hasta que no haya vuelos, la actividad estará muy retringida”, dijo.

En el Gobierno nacional, por su parte, no tienen aún el cálculo fino del descenso de ingresos para este año, ya que dependerá de la evolución de la pandemia y sus restricciones. Y, al mismo tiempo, de reagendar el calendario de vuelos de cabotaje. “Estamos trabajando para poder reestablecer conexiones antes del 1 de septiembre, que es lo que está estipulado hasta hoy”, dijeron a este diario desde el Ministerio de Turismo.

En la cartera que comanda Matías Lammens tienen en planillas los u$s5.500 millones que generó el turismo receptivo en 2019. “Esperamos llegar a u$s2.500 millones este año, una caída superior al 50%. Eso se da sobre la base de que enero y febrero fueron meses muy buenos, y parte de marzo también. Esperamos que se empiece a reabrir parte de la actividad a partir de septiembre”, dijeron desde Turismo.

De darse esa reapertura al menos entre distritos sin circulación del virus permitiría a los centros invernales no dar por perdida la temporada de invierno en un cien por ciento. Agustín Neiman, gerente de Cerro Chapelco, ubicado en la neuquina San Martín de los Andes, dijo en una entrevista a La Mañana de Neuquén que no tienen cuantificada la cifra. En despachos cercanos al gobernador Omar Gutiérrez, dijeron por su parte que si bien no pueden dar un número exacto, “el turismo es la segunda actividad que más ingresos inyecta en la provincia, después de los hidrocarburos”.

Datos positivos: un 70% de las casi 9.000 plazas hoteleras de San Juan fueron reservadas de cara a la apertura desde hoy de la actividad turística interna en la provincia gobernada por Sergio Uñac. Y la administración santiagueña de Gerardo Zamora terminó los protocolos para habilitar el turismo interno, e incluye un corredor regional con Catamarca.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario